Educadores de calle

educadores de calle

La calle, como espacio de libertad, de protesta, como hogar de indigentes, de pandillas de amigos y coleguismo, de aventuras y riesgo, de encuentro, de información y de espacio educativo si se sabe aprovechar, tiene un significado muy especial para los Educadores que han hecho de ella un campo de trabajo hasta hoy mal aprovechado para intenciones educativas. El Educador toma la calle y sirve de punto de referencia a jóvenes con dificultades, no sólo de integración, sino también de relación y amistad, de ocio y consumo, de estudios y trabajo. Pero el Educador no deja de ser una persona normal y corriente, aunque comprometida con la realidad que le rodea.

    Es posible que la figura del Educador de Calle no sea conocida suficientemente. Existen todavía muchas personas que no saben lo que hay detrás de este término «...de Calle», que no tienen una idea muy precisa de su significado; incluso les denominan «Educadores de la Calle», «Educadores para la Calle» y otras similares. Sin embargo, la opinión pública reclama mayor seguridad en las calles, que se haga «algo» con los jóvenes que deambulan por los barrios, salas de juego, bares... Casi sin saberlo están pidiendo una figura educativa -¿o tal vez represiva? (!)- que acompañe y promocione a estos chavales.

    Afortunadamente hoy existe un mayor conocimiento de la importancia que tiene el trabajo socioeducativo de los profesionales que trabajan con colectivos en situaciones de marginación. El Educador, estableciendo relaciones con los individuos, es capaz de que un grupo se promocione culturalmente, iniciándose así un proceso de reflexión en el propio grupo que les llevará a unas relaciones interpersonales basadas en la amistad y en la posibilidad de un cambio solidario o en la forma de actuar para que las situaciones injustas o carenciales tengan una respuesta desde la comunidad o el asociacionismo. El rola del Educador será, pues, generar procesos de participación cultural, esto es, toma de conciencia, relaciones humanas y resolución de problemas. El Educador se convierte de esta manera en un militante de cambio social, a través de la dinamización de personas, grupos y colectivos.

    El Educador de Calle es un técnico que resocializa inadaptados sociales, a nivel individual reeducando, reinsertando y previniendo conductas tipificadas como desviadas; a nivel colectivo realizando un cambio de las condiciones sociales que perpetúan la marginación.

    El Educador de Calle anima las posibilidades que todo individuo posee, promoviendo relaciones productivas. Pero precisa de unas inquietudes, de disponibilidad y de recursos personales e institucionales para llevar a cabo su tarea transformadora. A nivel personal, su preparación debe partir de la realidad que se palpa y en la que se actúa, pero sobretodo de la práctica cotidiana, del quehacer diario entre chavales y otras personas que reclaman su atención. El Educador debe ser una persona coherente con su forma de ser, pensar y hacer, que opta por el compromiso de transformar la realidad por medio de un acompañamiento afectivo y efectivo que favorezca el crecimiento integral de la persona.

curso educador de calle
curso educador de calle
caracteristicas profesionales del educador de calle

Un «nuevo» educador entre los jóvenes:

El Educador de Calle no trabaja únicamente con drogadictos, delincuentes, jóvenes extravagantes, etc., por tratarse de sujetos y objetos de programas e intervenciones específicas, sino que su acción entre la juventud está motivada porque están en una etapa de la vida en la que servirá de ayuda para acompañar en esas situaciones de conflicto inherentes a la adolescencia. El Educador trata de que las vivencias que acumula el joven puedan ser positivas y sirvan de bagaje para su futuro adulto. Y lo hace desde esos espacios significativos, los ámbitos, los tiempos y las actividades donde ellos están y hacen: Rincones, calles, centros culturales, bares, asociaciones... Para que el joven se mantengan en una entorno educativo harán falta delegados educativos que acompañen, apoyen, sugieran, hagan de puente, etc. Si no se potencian este tipo de medidas de atención es fácil que muchos jóvenes tengan dificultades especiales en el proceso de incorporación social, con lo que el conflicto se agudizará todavía más.

Desde la Administración y organizaciones no lucrativas se diseñan locales, equipamientos, programas, etc. que no sirven para todos los jóvenes y de los que quedan fuera aquellos para los que precisamente muchas veces se proyecta. Ocurre que acceden a estos servicios quienes menos lo necesitan y que tienen facilidad de incorporarse a otros recursos más informales. Un centro abierto, por ejemplo, es un servicio extraordinario para acoger a adolescentes en barrios marginales, donde la presencia adulta de un animador-educador puede dar mucho juego para posibles actuaciones y nuevos proyectos.

La función del Educador será siempre la de incitar, apoyar el proceso de transición, socializar, contribuir a la adquisición de la autonomía, etc., sin necesidad de vigilar, proteger, disponer, tutelar... Sabe que «estar» entre los jóvenes ayudará a «hacer» comunidad. Cabría decir lo mismo si los destinatarios son otro tipo de individuos que atraviesan especiales dificultades.

Llegar hasta donde ellos están requerirá creatividad, innovaciones, habilidades y técnicas que faciliten ese acercamiento. Así como existe ya la figura del Educador de Calle de Noche, que actúa entre los «habitantes» de los ferrocarriles metropolitanos, será preciso adaptarse a las nuevas circunstancias y superar la concepción de que los Educadores de Calle limitan su campo de acción a la parroquia o al barrio. Este Educador puede asumir otros papeles, revestirse de nuevos personajes y, sin olvidar su rol, conectar con los sujetos que serán objetivos primordiales de su acción. Introducirse en la «movida» juvenil y en los espacios jóvenes supone prepararse para la improvisación y abandonar un poco el dogmatismo que repite los mismos esquemas que llevan al fracaso.


FUNCIONES DEL EDUCADOR DE CALLE

Cada día son más las instituciones, administraciones públicas y asociaciones que cuentan en sus plantillas en el campo de lo social con educadores de calle, lo que permitirá sin duda clarificar progresivamente sus funciones. Es difícil aunar criterios para perfilar de forma concisa la complejidad de tareas que puede tener este educador, a la vista de la cambiante realidad social que aconseja adaptaciones rápidas y acomodaciones que exige el nuevo entramado que forman los grupos de su práctica.

Dependerá del medio donde desarrolle su cometido para que las funciones sean más manifiestas. Así, las desarrolladas en la calle, en la entidad de la que dependa o las de gestión van a marcar el organigrama de trabajo:

a) Funciones a desarrollar en la calle:

Se desenvuelven en el espacio calle a través del trabajo de atención de problemáticas individuales, grupales o de la comunidad. Aquí cabrían las relacionadas con la información, orientación y asesoramiento de personas y grupos junto con la estrecha coordinación con el equipo multidisciplinar o institución a la que pertenece. Es la intervención propiamente educativa que desarrolla el educador para dar forma a los objetivos educativos que ha marcado con y para cada individuo y grupo a través de:

- La toma de conciencia de los problemas, provocando cambios de actitudes.
- El desbloqueo de las obstrucciones que entorpecen su desarrollo.
- El proceso de integración social.
- La capacitación en habilidades que permitan una mayor independencia.
- El descubrimiento de situaciones rechazo social.
- La prevención de otras circunstancias de riesgo que puedan derivar hacia la marginación social.
- Análisis de las demandas individuales y sociales y generación de respuestas que provoquen un crecimiento personal y grupal.
- Derivación de propuestas hacia otros servicios (asociaciones, organizaciones, instituciones) y seguimiento de las mismas, etc.
- La concienciación de la comunidad como copartícipe en la búsqueda de soluciones y alternativas a sus problemas.
- La animación a la participación en tareas comunitarias.


b) Funciones en la entidad o institución:

Dentro de la institución a la que pertenece el educador se realiza un trabajo interno que dependerá de la filosofía y la orientación de la misma, disfrutando de mayor o menor autonomía en el desarrollo de sus propuestas e ideas. A veces el educador corre el riesgo de convertirse en un mero gestor de programas y proyectos, sin la implicación personal y profesional en las tareas que son inherentes a su capacitación para estar «a pie de calle». Puede resultar que sea la propia institución quien marque en exceso sus funciones y reduzca el trabajo del Educador de Calle a desarrollar ideas planeadas sin su cooperación.

c) Funciones de gestión:

Las actuaciones en la calle y en la entidad necesitan de un procedimiento que contribuya a la distribución de tiempo, métodos y actividades, sin olvidar que corresponde al educador la intervención educativa directa.

Las áreas sobre las que interviene directamente el Educador son la familia, la escuela, el tiempo libre, las rela-ciones y la salud. Veamos cada una de ellas por separado:

- Área familiar:
Para conocer los elementos que desacoplan el sistema familiar debemos conocer su organización, conflictividad, actitudes, apoyos que posee, personas de referencia. Ello nos aportará patrones para programar la intervención en este núcleo, muy importante si queremos favorecer el desarrollo de los menores en este espacio de socialización por excelencia. Si ello es posible, lo haremos en coordinación con los Educadores Familiares que, además, nos aportarán pistas sobre la dinámica y los factores de riesgo que influyen en los desajustes de los meno-res. La implicación de la familia para resolver conflictos a través de alianzas y compromisos incidirá positivamen-te en el proceso educativo que mantengamos con los menores y jóvenes.

El espacio familiar influye en el aprendizaje de conductas de los niños, pues le mostrará un determinado tipo de modelo de «normalidad» que se ajusta a su propia realidad social y que queda delimitado por sus condiciones socioeconómicas, cultura, educación y la forma de interactuar con el entorno.

- Área escolar:
La desmotivación, el rechazo y la frustración en la escuela hacen que los jóvenes se sientan fracasados y consi-deren esos años de aprendizaje como inútiles, sin sentido. Mal comienzo cuando la escuela ha sido su primer contacto con el mundo exterior y les devuelve una imagen negativa de sí mismos. Es normal que se sientan excluidos y que se desvaloren a sí mismos y rechacen cualquier iniciativa que parta del sistema educativo. Ante este panorama cabría centrarse más en iniciativas formativas cercanas a su realidad, que respondan realmente a sus intereses, les proporcionen posibilidades de futuro y les reconcilie con el mundo del saber y de la cultura (escuelas-taller, cursos de formación profesional, garantía social...).

- Área de tiempo libre:
Muchos jóvenes están abocados a un ocio forzoso que sirve de evasión, pasividad, consumo... Otros no están preparados para aprovecharlo, no conocen las posibilidades de desarrollo personal que puede tener un uso alternativo de ese tiempo que a veces «pesa» demasiado y que es un caldo de cultivo para desvalorarse, sentirse inútil, aburrirse o emprender caminos de degradación.

El Educador sabe que el tiempo libre puede ser un buen momento para el aprendizaje lúdico, solidario, creativo, basado en otros estilos de relación, donde se manifiestan intereses adormecidos o se puede llegar a ser protagonista y dueño de la propia vida, dando un nuevo sentido al compromiso, la participación o la responsabilidad, estimulando a que establezcan sus propios objetivos y tomen las decisiones más ajustadas.

- Área relacional:
El desarrollo de las personas también lo determinan las relaciones interpersonales, con sus reglas, valores, criterios, etc. El aprendizaje relacional se interioriza a través de las experiencias en la familia, la escuela o el grupo de iguales, por lo que el Educador aprovecha para potenciar las relaciones grupales adecuadas a cada etapa evolutiva, haciendo posible un posterior diálogo y comunicación con la comunidad por medio de la participación social de los sujetos de la intervención. El Educador debe ser experto en establecer una comunicación positiva entre personas, grupos y comunidades.   

-Área de salud:
Se trata de mejorar la calidad de vida de las personas a través del conocimiento de hábitos de higiene y de salud y la prevención de enfermedades.

OBJETIVOS DEL EDUCADOR DE CALLE

Los objetivos educativos dependerán de las prestaciones de la institución a la que pertenece, del sector de población atendida, de la problemática, del rol que esté dispuesto a asumir (concepto de sí mismo, visión de la realidad, filosofía de vida, implicación...), etc. De poco servirán unos objetivos ideales cuando no estamos prepa-rados ni convencidos para llevar a buen término lo que planeamos sobre la mesa de reuniones.

Desde ese conocimiento de las carencias y necesidades y de su implicación surgirán funciones que conformarán su quehacer diario. El bagaje teórico, su experiencia, compromiso, reflexión, su concepción de la vida.... serán algunos de los elementos que dibujarán su perfil profesional como Educador.

RECURSOS DEL EDUCADOR DE CALLE

El educador dispone de diferentes recursos humanos y materiales para el desempeño de su cometido. Unos le son facilitados por la institución de que depende, otros están disponibles en la propia comunidad y los demás debe buscarlos o generarlos para que se ajusten a sus objetivos.


APTITUDES Y ACTITUDES DEL EDUCADOR DE CALLE

Para desempeñar el encargo social el Educador deberá tener una serie de capacidades o competencias, un cierto talante que le habilite para realizar tareas que incidan positivamente en el proyecto para el que trabaja. Algunas de esas habilidades son propias pero otras deberá adquirirlas a través de la experiencia, la formación, el contraste de ideas, etc.

El autocrecimiento personal también forma parte de la condición de Educador. Su experiencia, motivaciones, actitudes, emociones y creencias dibujan un «estilo», una «forma de ser y hacer». No todos sirven para educadores, hay que hacerse a uno mismo, construirse como personas aptas para ser capaces de transmitir valores y normas, introducir cambios significativos en la propia vida y en la de los demás cuando nos lo requieren. La propensión a compartir, al trabajo en grupo, a la comunicación, a las relaciones interpersonales, a la creatividad... repercutirá también en el «saber hacer» y «saber ser» que cualquier Educador precisa para el desempeño de su misión, ésto es, conseguir unos objetivos concretos a través de acciones enfocadas a mejorar o transformar la situación por la cual se interviene.

Estamos hablando de educadores con sentido del humor, optimistas, abiertos, dinámicos, participativos, respetuosos, maduros, conscientes, reflexivos, conocedores de sus límites... Se trata de características que, junto al dominio de las funciones a desempeñar, definen el perfil de la persona que intervendrá competentemente en procesos educativos que facilitarán la integración de otras personas en el entramado de las relaciones sociales normalizadas.

ESTILOS DE EDUCADORES DE CALLE

El Educador de Calle es un agente animador de cambio social en una sociedad competitivamente agresiva, consumista, manipuladora y generadora de desigualdades. Aún así corre el riesgo de convertirse en cómplice de ocultar o solapar justicias sociales, intentando adaptar al individuo a las coordenadas sociales que le vienen impuestas. Unas veces carece del reconocimiento profesional o tiene un empleo deficitario, sufre presiones políticas o no dispone de recursos adecuados para lograr todas sus metas. Es entonces cuando puede trocarse en una mero transmisor de prestaciones y servicios, sin que quede lugar para la rebeldía, la crítica, la utopía o la conquista de nuevos valores.

El complejo rol de Educador exige una preparación flexible y heterogénea y unas cualidades personales determinadas para poder dar respuestas a las situaciones diarias que se presentan en el ejercicio de su profesión. A pesar de que es una profesión nueva e innovadora, a la que se suman cada vez más jóvenes adeptos y personas con un alto grado de preparación, no quedan dudas de que su razón de ser estriba en la necesidad de personajes competentes para maniobrar y revolver conflictos y graves problemas que genera la sociedad actual.

Los procesos educativos han de tener en cuenta las variables que inciden en el contexto social en el que se interviene y, entre otras, sociales, culturales, económicas, políticas, religiosas... El crecimiento personal nos va a exigir una conciencia crítica de la realidad para poder alcanzar un compromiso responsable con los individuos y grupos. Cuando el Educador se considere apto para plantearse su propio proyecto educativo, haya tomado «conciencia» de que puede ser un elemento clave en la génesis de cambios y cuando esté «animado» a implicarse con los otros y por los otros, cuando posea la preparación técnica y humana suficiente, entonces será el momento de acercarse a los «marginados» y, desde una opción clara, trazarse objetivos para la inserción, la participación, la humanización o la justicia.

El Educador de Calle debe optar por las personas, su dignidad y sus derechos. Su estilo de vida es diferente al convencional, porque sabe que el hombre no sólo es un ser nacido para producir y consumir, sino para apreciar la libertad y ser dueño de su destino, asumiendo un papel protagonista frente a las múltiples contrariedades que se le presentarán a lo largo de su vida. Él elige la educación como medio para explorar nuevas posibilidades de crecimiento social, abre ventanas a la esperanza, redescubre otras formas de ser y estar en el mundo, optando siempre por la libertad, la paz y el compromiso como mecanismos para suscitar las mejoras implícitas que re-clama una sociedad que ha inventado la marginación como supremacía del más fuerte sobre los menos afortu-nados.

El Educador de Calle es una persona de referencia en un entorno carente de modelos educativos, que usa el contacto directo y humano en el ambiente que viven las personas objeto de su intervención, que promueve cambios significativos tendentes al crecimiento autónomo de la persona y su incorporación a la red social sin traumas.
       
EL MÉTODO DEL EDUCADOR DE CALLE. PROGRAMACIÓN

Este profesional incide en unas realidades concretas dentro de unos contextos y ámbitos especiales, valiéndose de unos tácticas metodológicas ajustadas a cada caso en particular.

Esas realidades pueden ser:

- Problemas de toxicomanías en jóvenes.
- Exclusión social por razones de raza, economía, cultura...
- Absentismo escolar, dificultad en el acceso a la cultura, delincuencia...

Los contextos de intervención son:

- Calles, parques, esquinas y plazas.
-l Salones de juego, bares y lugares de reunión y ocio juvenil.
- Entidades vecinales y juveniles, centros infantiles...

El Educador convierte en objetivos educativos el encargo que le delega la organización para la que opera y lo hace desde un equipo de trabajo en el que se siente integrado, utilizando los medios que tiene a su alcance y optimizando tanto éstos como su propio desarrollo individual, mejorando su competencia en todos los sentidos (capacidades, cualidades, actitudes, responsabilidades, habilidades, eficiencia...).

En este tipo de trabajo social se ha improvisado mucho, dejándose llevar por el activismo en detrimento de la concreción de objetivos y actividades -programación, diseño y planificación-. No es fácil, después de unas décadas de implantación de la educación de calle, de precisar una metodología propia para todos los destinata-rios, pues las realidades y los territorios son diferentes, como lo son a su vez las organizaciones promotoras de los proyectos (Comunidades Autónomas, diputaciones, ayuntamientos, entidades sin ánimo de lucro, sector privado). Por tanto, habrá que tener en cuenta las opciones personales y la perspectiva de la institución inspiradora.


curso educador de calle

 

Educador en Medio Abierto: Educador de Calle La Educacion de Calle Autoestima y Educadores de Calle Educacion de Calle

CURSO a distancia toda España y Latinoamerica:

EDUCADOR/A DE CALLE

 

Duración: 200 horas.
Matricula: 150 euros (+envio+4% iva)

¡¡Oferta: 100 euros (+ envio+4%iva)!!


Diploma acreditativo.
Diploma acreditativo con calificación obtenida, nº de horas y contenidos desglosados.
Matrícula abierta todo el año.

Material didáctico:
- Guia Didáctica
- Manual 1, 289 págs.
- Manual 2, 233 págs.

DESTINATARIOS:

Trabajador Social, Pedagogo, Educador Social, Educador de Calle, TASOC, TISOC, Mediador Social, Dinamizador Juvenil, Mediador Juvenil, Animador Sociocultural, Educador Familiar, Monitor de Ludoteca, Dinamizador Cultural, Monitor de Discapacitados, Monitor de Granja Escuela, Tecnico Casa de Juventud, Tecnico de Informacion Juvenil, Formador de Formadores, Tecnico en Integracion Social, Educador Social, Educador Infantil,  Educador Centro de Acogida, Terapeuta, Orientador Educativo, Mediador Juvenil, Educador Sexual, Monitor de Tiempo Libre, Tecnico de participacion social, Mediadores Sociales, Experto en reinsercion de expresidiarios, Trabajador Familiar, Tecnico social de soporte a trabajadores inmigrantes, Monitor de comedor escolar, Dinamizador de actividades extraescolares, Asistente especializado en atencion a la mujer, Gestor de entidades no lucrativas, Orientador Profesional, Insertor laboral, Cuidador, Ludotecario, Educador ambiental, Logopeda, Terapeuta Ocupacional, Monitor de Tiempo Libre, Trabajador Social, Pedagogo,Tecnico en prevencion y asistencia a la violencia de genero, Animador Deportivo, Animador de la tercera edad, Gestor de Animacion Sociocultural, Coordinador de Educadores, Agente en desarrollo local, Consultor social.. estudiantes de Psicologia, Sociologia, Magisterio, Pedagogia, Psicopedagogia, Trabajo Social, Educacion Social, Educacion Infantil, Integracion Social, ...

 

 

CONTENIDOS:
 
UNIDAD DIDÁCTICA 1. ANÁLISIS DEL ENTORNO SOCIAL
1. EL MEDIO URBANO: EL BARRIO
 1.1. Prevención en los barrios
2. FASES DEL ANÁLISIS
 2.1. La realidad
 2.2. Técnicas de análisis
3. LA INVESTIGACIÓN SOCIAL
 3.1. Fases del proceso de investigación  
 3.2. Actitudes del Educador
 3.3. Organización del contacto
4. PARTICIPACIÓN SOCIAL
5. SOCIEDAD Y TIEMPO LIBRE
 5.1. La cultura del ocio
 5.2. Funciones del ocio
 5.3. La acción social en el tiempo libre
 
UNIDAD DIDÁCTICA 2. PSICOLOGÍA EVOLUTIVA
1. ETAPAS DEL DESARROLLO EVOLUTIVO
 1.1. 1ª Infancia
 1.2. Años preescolares (2-3 a 6 años)
 1.3. De los 6 a los 12 años
 1.3.1. Conducta antisocial
 1.3.2. Psicopatología infantil
 1.4. La adolescencia
 1.5. La adultez
 1.6. El envejecimiento
2. ACTIVIDADES A REALIZAR SEGÚN LAS ETAPAS DE DESARROLLO
3. AUTOESTIMA Y LA IMPLICACIÓN COMO EDUCADORES
 
UNIDAD DIDÁCTICA 3. LA CONDUCTA
1. DEFINICIÓN, CONCEPTO
2. EL PROCESO
3. ESTILOS COMPORTAMENTALES
4. LA MOTIVACIÓN
5. LA PERSONALIDAD
6. LA CONDUCTA ANTISOCIAL
7. LA CONDUCTA AGRESIVA
 
UNIDAD DIDÁCTICA 4. LOS SERVICIOS SOCIALES
1. INTRODUCCIÓN: POLÍTICAS SOCIALES
2. ¿QUÉ SON LOS SERVICIOS SOCIALES
3. ORGANIZACIÓN DE LOS SERVICIOS SOCIALES
 3.1. ¿A quiénes están dirigidos los Servicios Sociales?
 3.2. Principios fundamentales
 3.3. Organización
4. TIPOLOGÍA DE SERVICIOS SOCIALES
5. LOS CENTROS DE SERVICIOS SOCIALES
6. MODELOS DE SERVICIOS SOCIALES
7. LEGISLACIÓN
8. SÍNTESIS: LEY AUTONÓMICA DE SERVICIOS SOCIALES (GALICIA)
 
UNIDAD DIDÁCTICA 5. PREVENCIÓN SOBRE DROGAS
1. LAS DROGAS
 1.1. ¿Qué son las drogas?
 1.2. Tipos de drogas
2. TRATAMIENTOS DE LA DROGODEPENDENCIA
3. MOMENTOS PARA LA INTERVENCIÓN
 
UNIDAD DIDÁCTICA 6. MALOS TRATOS
1. VISIÓN HISTÓRICA
2. DEFINICIÓN Y CATEGORÍA DEL MALTRATO INFANTIL
 2.1. Definición del maltrato infantil
 2.2. Tipos de malos tratos infantiles
3. PREVENCIÓN DEL MALTRATO INFANTIL
 
UNIDAD DIDÁCTICA 7. CENTROS EDUCATIVOS
1. CENTROS DE TIEMPO LIBRE
2. CENTROS DE DÍA
3. PRETALLERES, AULAS.TALLER O TALLERES OCUPACIONALES
4. CENTROS ABIERTOS
5. HOGARES FUNCIONALES
6. PISOS NOCTURNOS
7. GRANJAS-TALLER
 
UNIDAD DIDÁCTICA 8. INTERVENCIÓN EN MEDIO ABIERTO
1. INTRODUCCIÓN
2. EL EDUCADOR DE CALLE
3. SITUACIONES PSICOSOCIALES PARA LA INTERVENCIÓN
4. OBJETIVOS DE LA ACCIÓN SOCIOEDUCATIVA
5. FUNCIONES DEL EDUCADOR
6. ITEMS DE OBSERVACIÓN
7. METODOLOGÍA DE TRABAJO
8. ACTIVIDADES Y SERVICIOS
9. EVALUACIÓN Y SEGUIMIENTO
10. BREVE HISTORIA DEL TRABAJO DE CALLE EN VIGO
11. ANEXO: FICHAS
 
UNIDAD DIDÁCTICA 9. SOCIOLOGÍA DE LA MARGINACIÓN
1. LA ACCIÓN SOCIAL
 1.1. ¿Qué es la acción social?
 1.2. Elementos ideales y simbólicos de la acción social
 1.3. Elementos normativos de la acción social
2. MARGINACIÓN SOCIAL
3. CAUSAS DE LA MARGINACIÓN
4. GRUPOS MARGINALES
 4.1. Gitanos
 4.2. Jóvenes
 4.3. "Tribus urbanas"
 4.4. Delincuentes juveniles
 4.5. Transeúntes
 4.6. Prostitutas
 4.7. Refugiados
 4.8. Menores maltratados
 4.9. Drogodependientes
 
UNIDAD DIDÁCTICA 10. EL EDUCADOR DE CALLE
1.- INTRODUCCIÓN
2.- DEFINICIÓN DEL EDUCADOR DE CALLE
 2.1. ¿Por qué surge el Educador de Calle?
 2.2. Los orígenes en España
 2.3. Objetivos generales
 2.4. Lo que no es un Educador de Calle
 2.5. Tipología
3.- MOTIVACIONES PARA SER EDUCADOR DE CALLE
 3.1. Opciones básicas del Educador
 3.2. El Educador de Calle en proceso
 3.3. Niveles de actuación del Educador de Calle
 3.4. El equipo de Educadores de Calle: Grupo educador
4.- CARACTERÍSTICAS DE LA PROFESIÓN DE EDUCADOR DE CALLE
5.- LAS ACTITUDES Y APTITUDES DEL EDUCADOR DE CALLE
6.- FUNCIONES DEL EDUCADOR DE CALLE
 6.1. Decálogo para la acción del Educador
 
UNIDAD DIDÁCTICA 11. DINÁMICA DE GRUPOS
1. INTRODUCCIÓN
2. DINÁMICA DE GRUPOS: ¿QUÉ ES? ¿DE DÓNDE SURGE?
3. ¿QUÉ ES UN GRUPO? ¿POR QUÉ SE FORMAN?
4. CARACTERÍSTICAS DE LOS GRUPOS
 4.1. Los objetivos
 4.2. Las normas
 4.3. La estructura del grupo
  4.3.1. Los roles y el status
  4.3.2. El liderazgo
5. CLASES DE GRUPOS
6. EL TAMAÑO DEL GRUPO
7. ETAPAS DE FORMACIÓN DE LOS GRUPOS
8. LA COHESIÓN EN EL GRUPO Y LA ATMÓSFERA GRUPAL
9. LA COMUNICACIÓN Y LA PARTICIPACIÓN EN EL GRUPO
 9.1. La comunicación
 9.2. La participación
10. CONFLICTOS EN EL GRUPO Y PAUTAS
PARA RESOLVERLOS
11. PREPARACIÓN DE LAS REUNIONES
Y ALGUNOS TIPOS DE REUNIÓN
 11.1.- El proceso de reunión
12. EL PAPEL DEL ANIMADOR Y SUS CARACTERÍSTICAS
13. ¿QUÉ SON LAS TÉCNICAS DE GRUPO?
14. EMPLEO DE TÉCNICAS GRUPALES
15. TIPOLOGÍA Y CLASIFICACIÓN DE LAS TÉCNICAS GRUPALES
 15.1. Técnicas de iniciación grupal
 15.2. Técnicas de producción grupal
 15.3. Técnicas de cohesión grupal
 15.4. Técnicas de evaluación
 
UNIDAD DIDÁCTICA 12. HABILIDADES SOCIALES
1. INTRODUCCIÓN
2. OBJETIVOS
3. METODOLOGÍA
4. HABILIDADES SOCIALES BÁSICAS
5. HABILIDADES DE CONVERSACIÓN
6. ASERTIVIDAD O AUTOAFIRMACIÓN
7. HABILIDADES HETEROSOCIALES
8. HABILIDADES PARA UNA ENTREVISTA DE TRABAJO
9. HABILIDADES SOCIALES CON NIÑOS
10. EVALUACIÓN
 
Bibliografía.


 

Educacion de Calle Educador de Calle: caracteristicas Educadores de Calle: motivaciones


Curso a distancia: EXPERTO EN EDUCACION DE CALLE

 

Duración: 1000 horas.
Titulo propio
Diploma acreditativo.
Diploma acreditativo con calificación obtenida, nº de horas y contenidos
Matrícula abierta todo el año.

DESTINATARIOS:
Trabajador Social, Pedagogo Social, Educador de Calle, TASOC, Mediador Social, Dinamizador Juvenil, Mediador Juvenil, Animador Sociocultural, Educador Familiar, Profesorado, Monitor de Campamento, Monitor de Ludoteca, Dinamizador Cultural, Monitor de Discapacitados, Monitor de Granja Escuela, Técnico Casa de Juventud, Técnico de Información Juvenil, Formador de Formadores, Técnico en Integración Social, Educador Social, Educador Infantil, Educador Centro de Acogida, Terapeuta, Orientador Educativo, Mediador Juvenil, Educador Sexual, Monitor de Tiempo Libre,.. estudiantes de Psicología, Sociología, Magisterio, Pedagogía, Psicopedagogía, Trabajo Social, Educación Social, Educación Infantil, Integración Social, Enfermería, Auxiliar de Clínica... asociaciones, instituciones, colectivos, centros cívicos,...

 

EXPERTO/A

 

EN EDUCACION DE

 

CALLE

 

(Intervención en medio

 

abierto)

- 1000 horas -


Los alumnos que realicen el Curso de EDUCADOR DE CALLE más 4 a elegir entre: Psicologia para educadores, Mediador Social en prevencion del alcoholismo, Animador Especialista en Dinamica de Grupos, Mediador Social en prevencion de drogodependencias, Mediador Social en prevencion de malos tratos y violencia de genero, Experto en violencia juvenil, Mediador Social en educacion afectivo-sexual, Mediador en marginacion e inadaptacion social y Mediador Social Intercultural obtendrán, además del Diploma de cada Curso, el título propio de
EXPERTO/A EN EDUCACIÓN DE CALLE (Intervención en medio abierto).

No es necesario matricularse en todos los cursos a la vez. Puedes hacerlo de uno en uno, a tu propio ritmo.

 

Guia Didáctica curso Educador en Medio Abierto -Educador de Calle-

BIBLIOGRAFIA

- ADÁN, F. J./ MAZO, J. L.: El educador en medio abierto. Zelan. Bilbao. 1989.
- ALLISON-LEWIS, L.: Elogio del buen humor. Edic. San Pablo. 2000.
- ANTÓN, J.: Modelos de intervención preventiva con menores difíciles. Rev. Española de Pedagogía, 164-165, pp.381-426.
- AREA DE SS. SOCIALES DEL AYUNTAMIENTO DE BARCELONA: Memorias de los Educadores de Calle.
- ARQUERO, M.: Educación de calle. Hacia un modelo de intervención en marginación juvenil. Ed. Popular. Madrid, 1995.
- ASOCIACIÓN PRO DERECHOS HUMANOS: Figuras-puente para la prevención de la delincuencia. Asociación Pro Derechos Humanos. Madrid, 1982.
- BECAM: La prevención, una solución para la delincuencia en las ciudades. Conferencia «Prevención de la Inseguridad Ciudadana». Barcelona, 17-20, noviembre.
- BENEDÍ, M. et al.: El trabajo socioeducativo con menores infractores en medio abierto. Colegio Oficial de Trabajadores Sociales de Aragón. Zaragoza, 1993.
- BERISTAIN, A.: Crisis de derecho represivo. Cuadernos para el diálogo. EDICUSA. Madrid 1977.
- BERMEJO, J.C./MARTÍNEZ, A.: Relación de ayuda, acción social y marginación. Sal Terrae. Bilbao, 1998.
- BETELHEIM, B.: Con el amor no basta. Hogar del Libro. Barcelona, 1983.
- BLANCHET, A. y otros: Técnicas de investigación en Ciencias Sociales. Narcea. Madrid, 1989.
- BLANXART, N. / VALERO, A.: El tratamiento de menores. PPU. Barcelona, pp. 165-178.
- BÖLL, H.: Opiniones de un payaso. Seix Barral, 1973.
- BONAL, R.: La pedagogía al carrer. Teoría i práctica de l’educació al carrer. Ed. Claret. Barcelona, 1991.
- BRUNER, J.: Desarrollo cognitivo y educación. Morata. Madrid, 1988.
- BUENO, A.: Niños de la calle. Cuadernos de Cristianismo y Justicia Nº 33. Barcelona, 1990.
- BUJALANCE GÓMEZ, I.: Comunicación: Experiencia de formación participativa por y para Educadores de Calle. I Congreso Internacional de infancia y sociedad. Bienestar y derechos sociales de la infancia. Madrid, 20-23 de noviembre de 1989. Ministerio de Asuntos Sociales. Centro de Publicaciones. Madrid, 1991.
- BURGUI, J. M.: Recursos para el tiempo libre 1: juegos, humor, actividades, canciones. CCS. Madrid, 1998.
- CANDEL, F.: Hay una juventud que aguarda. Ed. G.P. 1972
- CANDEL, F.: Donde la ciudad pierde su nombre. Ed. G.P. 1967.
- CÁRITAS ESPAÑOLA: Los niños de la calle. Cáritas Española: Madrid. 1987.
- CÁRITAS ESPAÑOLA: Animación en medio abierto. Madrid, 1973.
- CÁRITAS DIOCESANA DE PALMA DE MALLORCA: Prevención de la delincuencia juvenil. Educadores de calle. 1983.
- CASAL, J.: La inserción profesional y social de los jóvenes. Los itinerarios de transición entre los 14 y los 25 años. I.C.E. de la Univ. Autónoma de Barcelona, 1989.
- CASTRO, E.: ¿Hay que colgarlos?. Editorial DDB. Bilbao, 1985.
- CENTRO DE EDUCADORES ESPECIALIZADOS: Los educadores dentro de los colectivos infantiles. Universidad Autónoma de Barcelona. 1977.
- CENTRO DE FORMACIÓN DE EDUCADORES ESPECIALES: Las intervenciones del educador en la vida cotidiana. Barcelona. 1976.
- COLOM, A.J.: Modelos de intervención socioeducativa. Ed. Narcea, S.A. Madrid. 1991
- COLOM, A. J. Y SUREDA, J.: Hacia una teoría del medio educativo. ICE.Palma de Mallorca. 1980.
- COMIN, C. y GARCÍA NIETO, J.: Juventud obrera y conciencia de clase. Ed. Cuadernos para el Diálogo. Madrid. 1974.
- COMISIONES OBRERAS: Educador de menores protegidos. Edic. GPS. Madrid, 1997.
- CORONAS CABRERO, M.: Con “H” de humor, para leer y escribir. Movimiento de Renovación Pedagógica Aula Libre. Huesca, 2000.
- CORTAJARENA, E.: Los niños de la calle. Rev. Menores. Centro de Publicaciones del Ministerio de Asuntos Sociales. Madrid, 1988.
- DE ARANA, J.: Diga treinta y tres. Espasa Calpe. Madrid, 2000.
- DELIGNY, F.: Los vagabundos eficaces. Estela. Barcelona, 1971.
- DIPUTACIÓN DE BARCELONA: Jornadas de trabajo sobre Educadores Especializados. 1983.
- DOLTO, F.: ¿Niños agresivos o niños agredidos?. Paidós. Buenos Aires. 1983.
- DOLTO, F.: La causa de niños. Paidós. Buenos Aires. 1985.
- DOLTO, F.: La causa de los adolescentes. Seix Barral. Barcelona 1990.
- DOMINGUEZ, P.: Modelo de intervención del educador de calle. Instituto Municipal de Bienestar Social de Badajoz, 1987.
- DÜRR, O.: Educación en libertad. Rialp, 1971.
- ELÍAS, M. J. y otros: Educar con inteligencia emocional. Círculo de Lectores, 2000.
- EQUIPO DE MEDIO ABIERTO: Informe-Memoria. Diputación General de Aragón. Zaragoza, 1994.
- EQUIPO DE MEDIO ABIERTO: Memoria: Zaragoza-1995. Diputación General de Aragón. Zaragoza, 1995.
- EQUIPO PSICOPEDAGÓGICO DE ADI: El educador de calle en la educación compensatoria. Junta de Andalucía. Sevilla, 1985.
- ERIKSON, E.: Infancia y sociedad. Hormé. Paidós. Buenos Aires, 1976.
- FAURES, E. -coord-: Aprender a ser. Alianza. Madrid, 1973.
- FERRAN, P.: La escuela de la calle. Narcea. Madrid, 1978.
- FIGA SATREGENER, E.: Estudio con los niños de la calle: Una investigación e intervención psicosocial alternativa. Colegio Oficial de Psicólogos. Madrid, 1994.
- FIORINI, H.: Teoría y técnica de psicoterapia. Nueva Visión. Buenos Aires 1987.
- FRANCIA, A.: Pinceladas de buen humor. Edic. San Pablo. 1999.
- FRANCIA, A. y otros: Animar con humor: aprender riendo, gozar educando. CCS. Madrid, 1996.
- FRANSOY, P.: Programas de prevención en el propio entorno del menor. Junta de Andalucía. I Jornadas andaluzas de Protección de Menores. Junta de Andalucía. Sevilla, 1984.
- FRANSOY, P.: Los Delegados de Asistencia al Menor. Revista Interuniversitaria de Educación Especial. 2,19-32. 1988.
- FRAPER MIRALLES, R.: Guía de la prostitución femenina en Barcelona. Ed. Martínez Roca 1982.
- FREIRE, P.: Educación como práctica de libertad. Ed. América Latina. 1967.
- FREIRE, P.: Pedagogía del oprimido. Ediciones Búsqueda. 1974.
- FREIRE, P.; ILLICH, I.; FURTER, P.: Educación para el cambio social. Tierra Nueva. 1975.
- FUNES ARTIAGA, J.: Ciudad y marginación. La ciudad educadora. Ajuntament de Barcelona. 1990.
- GARCÍA GARRIDO, J.L.: Los fundamentos de la educación social. Magisterio Español. MADRID. 1971.
- GARRIDO, M. J. Y SERRANO, M. I.: Una educación posible para unos chicos con alto índice de problemática social. Documentación Social, nº 59, pp. 127-138.
- GARRIDO, V.: Tratamiento de los delincuentes en la comunidad. Alhambra. Madrid. 1987.
- GARRIDO, V.: Pedagogía de la delincuencia juvenil. CEAC. Barcelona, 1990.
- GIMÉNEZ-SALINAS, E.: Delincuencia juvenil y control social. Círculo Editor Universo. Barcelona, 1981.
- GOLEMAN, D.: La práctica de la inteligencia emocional: cómo llegar a ser un profesional competente. Kairós, 1999.
- GÓMEZ CETO, A.: La experiencia de juventud y solidaridad en educación de calle. Cuadernos de Acción Social nº 25. Dirección General de Acción Social. Madrid, 1990.
- GONZÁLEZ GONZÁLEZ, E.: Comunicación: Modelo de Formación para la intervención del Educador de Calle. I Congreso Internacional de infancia y sociedad. Bienestar y derechos sociales de la infancia. Madrid, 20-23 de noviembre de 1989. Ministerio de Asuntos Sociales. Centro de Publicaciones. Madrid, 1991.
- GONZÁLEZ GONZÁLEZ, E.: Bandas juveniles. Herder. Barcelona, 1982.
- GONZÁLEZ MOREY, F.: Comunicación: La prevención de la inadaptación infantil y juvenil. Bases para los proyectos de trabajo socioeducativo en medio abierto. I Congreso Internacional de infancia y sociedad. Bienestar y derechos sociales de la infancia. Madrid, 20-23 de noviembre de 1989. Ministerio de Asuntos Sociales. Centro de Publicaciones. Madrid, 1991.
- GONZÁLEZ RODRÍGUEZ, J.: Educar y prevenir desde la calle. Ed. CCS. Madrid, 1995.
- GORKI, M.: La madre. Zix 1972.
- GORKI, M.: Los bajos fondos. Ed. Alfil 1968.
- GUEDES MARTEL, B.: La educación de calle: Proyectos en continuo cambio. Rev. Monitor Educador nº 84. Fundación EDE-Suspergintza. Bilbao, 2001.
- GUERAU DE ARELLANO, FAUSTINO/ TRESCENTS, ADRIÁ: El Educador de Calle. Ed. Roselló Impressions. Barcelona, 1987.
- GUERAU DE ARELLANO, FAUSTINO: La vida pedagógica. Roselló Impressions. Barcelona, 1985.
- GUERAU DE ARELLANO, F. Y PLAZA, J.M.: Pioneros. Una experiencia en libertad. L’ Hospitalet. Barcelona. 1982.
- GUINDON, J.: Las etapas de la reeducación en los jóvenes delincuentes y otros. Marfil 1972.
- GURMENDEZ, C.: El hombre actor de sí mismo. Akal Editor 1977.
- HARO DE LA CRUZ, F. DE /GUZMÁN SÁNCHEZ, F. J. / MORENO DIAZ, Á.: Comunicación: Seguimiento e intervención educativa con menores de reforma en medio abierto. I Congreso Internacional de Infancia y Sociedad. Bienestar y derechos sociales de la infancia. 20-23 de noviembre de 1989. Ministerio de Asuntos Sociales. Centro de Publicaciones. Madrid, 1991.
- HALEY, J.: Tratamiento de familias. Toray. Barcelona, 1974.
- HEGARTY, S. y otros: Aprender juntos. Morata. Madrid, 1988.
- HELLER, A.: Teoría de los sentimientos. Fontamara 1979.
- HELLER, A.: Teoría de las necesidades. Península 1974.
- HERNÁNDEZ, P. Y JIMÉNEZ, J. E.: Intervención socioeducativa y adaptación. Servicio de Publicaciones. Universidad. La Laguna, 1983.
- H. LUCENA, L.: El educador especializado de calle. Cuadernos de acción Social nº 25. Dirección General de Acción Social. Madrid, 1990.
- HOLDEN, R.: La risa, la mejor medicina. Oniro. Barcelona, 1999.
- KARLHEINZ GEIBER, M. H.: Acción socioeducativa: Modelos, métodos, técnicas. Narcea. Madrid, 1997.
- LACASA, P.: Aprender en la escuela, aprender en la calle. Visor Distribuciones. Madrid, 1994.
- LEMPP, R.: Delincuencia juvenil. Análisis de ochenta casos de homicidio. Herder. Barcelona, 1979.
- LÓPEZ-CABANAS, M./CHACÓN, F.: Intervención psicosocial y servicios sociales. Un enfoque participativo. Ed. Síntesis. Madrid, 1997.
- LUCCHINI, RICARDO: Niño de la calle. Ed. Los libros de la frontera. Barcelona, 1997.
- MANACORDA, M. A.: Marx y la pedagogía moderna. Oicos-Tau. 1969.
- MANSILLA, M. E.: Los niños de la calle. Lima, 1989.
- MARTÏ, M.: El maestro de Barbiana. Nova Terra. 1972.
- MARTIN-BARO, I.: Sistema, grupo y poder. Uca Editores. San Salvador, 1989.
- MARTÍN, L.: Las fugas de los menores: prevención y tratamiento. Ciencia. Madrid. 1984.
- MARTÍNEZ REGUERA, E.: Cachorros de nadie: Descripción psicológica de la infancia explotada. Ed. Popular, S.A. Madrid. 1991.
- MARTÍNEZ REGUERA, E.: Catón moderno para analfabetos de la vida. Editorial Popular, S.A. Madrid. 1990.
- MARTÍNEZ REGUERA, E.: La calle es de todos. ¿De quién es la violencia?. Popular. Madrid. 1982.
- MATURI, A.: Los chicos de la calle. Buenos Aires, 1987.
- MAKARENKO, A. S.: Colectividad y Educación. Nova Cultura. 1979.
- MAKARENKO, A. S.: Poema Pedagógico. Paidós. 1976.
- MAKARENKO, A. S.: Banderas en las torres. Planeta. Barcelona 1977.
- MERINO, J.V.: Supuestos básicos para una pedagogía preventiva de la inadaptación y de la delincuencia juvenil. Bordón, 267, pp.173-187. 1987.
- MICHELSON, L./ SUGAL, D. P. Y OTROS: Las habilidades sociales en la infancia. Evaluación y tratamiento. Martínez Roca. Barcelona, 1987.
- MILANI, L.: Maestro y cura en Barbiana. Marsiega. Madrid, 1972.
- MINUCHIN, M.: Familias y terapia familiar. Gedisa. Barcelona, 1977.
- MPAS/UNICEF.: Seminario Latino-Americano sobre alternativas comunitarias para los niños de la calle. Bogotá, 1986.
- MONDRAGÓN, J./TRIGUEROS, I.: Manual de prácticas de trabajo social con menores. Siglo XXI. Madrid, 1993.
- MONTULL, J. A.: Chicos de la calle. Editorial CCS. Madrid. 1994.
- MORENO, E. y otros: Recursos para el tiempo libre 2: curiosidades, humor, adivinanzas, pasatiempos. CCS. Madrid, 1999.
- OLAYA, A.: El Educador de Calle: experiencia en Cornellá. Universidad de Barcelona. 1984
- OLIVERAS JANER, O.: Recursos para el tiempo libre 4: adivinanzas, curiosidades, humor, pasatiempos. CCS. Madrid, 2000.
- ORCASITAS, J. R.: El educador especializado en marginación. Esc. Diocesana de Educadores Juv. Bilbao. 1987.
- ORTEGO, J.: Prevención de las infracciones de menores. Universidad de Navarra. Pamplona, 1977.
- PELECHANO, V.: Psicoterapia y modificación de conducta. Univ. de Valencia, 1980.
- PÉREZ, S.G.: Elaboración de proyectos sociales. Narcea. Madrid, 1993.
- PÉREZ POLO, F.: Recursos para el tiempo libre 5: juegos, trabalenguas, acertijos, anécdotas, humor. CCS. Madrid, 2001.
- PÉREZ SOTO, J. M.: Liderar con inteligencia emocional. Gestiñon y Planificación Integral, 2000.
- PERLS, F.: El enfoque guestáltico. Testimonio de terapia. Cuatro Vientos. Méjico, 1976.
- PETRUS ROTGER, A.: Ponencia: Formación, perfil profesional y campos de trabajo del educador social. I Congreso Internacional de Infancia y Sociedad. Bienestar y derechos sociales de la infancia. 20-23 de noviembre de 1989. Ministerio de Asuntos Sociales. Centro de Publicaciones. Madrid, 1991.
- PIAGET, J.: Estudios de psicología genética. EMECE, 1972.
- QUINTANA, C., y M.: Pedagogía social. Dykinson. Madrid, 1984.
- PONCE, A. Educación y lucha de clases. Cartago. 1975.
- PONTE DI PINO, O.: El que no lea este libro es un imbécil. Taurus. Madrid, 2000.
- ROMAN PÉREZ, M. Currículum y aprendizaje. Dirección Provincial MEC. Navarra 1990.
- REV. MENORES: Experiencias: «El Proyecto Mar», una alternativa educativa innovadora por el Servicio de Medio Abierto del Departament de Justicia de la Generalitat de Catalunya./ Juventud inadaptada: fuera de la ley de la sociedad, por Dolores Rancaño Ribes y Directrices básicas en el tratamiento del menor delincuente, por Vicente Garrido Genovés. Enero-Febrero. 1987.
- ROMÁN REYES, L.: Consejos y ejercicios prácticos para desarrollar la inteligencia emocional en los niños. Ed. Acento, 2000.
- RUTTER, M.: Delincuencia juvenil. Martínez Roca. Barcelona, 1988.
- SÁNCHEZ BIANCHI, I. y UTRILLA MOYA, E.: Prevención de la delincuencia juvenil. Ayuntamiento de Barcelona 1983.
- SANTOS, M. A.: Yo te educo, tú me educas. Crónica de una experiencia. Zero. Madrid. 1982.
- SEGURA MORALES, M.: Tratamientos eficaces de delincuentes juveniles. Dirección Gral. de Protección Jurídica del Menor. Mº de Justicia. Madrid, 1985.
- SILVEIRA ORSETTI, A.: Meninos de rua: Educaçao en meio aberto. Belo Horizonte. 1987.
- SIMÓN, P. y ALBERT, L.: Las relaciones interpersonales. Paidós. Barcelona, 1993.
- STEVENS, J.: El darse cuenta. Ed. Cuatro Vientos. México. 1981.
- SOTO RODRÍGUEZ, J- (Coord.): Metodología del Educador de Calle. ASETIL. Vigo, 1997.
- TRESCENTS, A. -Hal-: Con mis hermanos marginados. Experiencias de un educador de calle. Ed. San Pío X. Madrid, 1986.
- TRESCENTS, A. -Hal-: Sonrisas de Dios entre los marginados. Ed. San Pío X. Madrid, 1990.
- TRESCENTS, A. -Hal-: Orando con los marginados. Ed. San Pío X. Madrid, 1989.
- TRESCENTS, A. -Hal-: Interrogantes desde los marginados. Ed. San Pío X. Madrid, 1989.
- VALLBONA, J.: Alternativa al problema de la inadaptación psicosocial del menor. Ponencias del Curso Universidad Menéndez y Pelayo. Madrid 1983. -Centros de Apoyo al Menor. Educadores de Calle-.
- VALLÉS ARÁNDIGA, A. y otros: Desarrollando la inteligencia emocional. EOS Gabinete de Orientación Psicológica, 1999.
- VALERO, C.: Entre la calle y la cárcel. Rev. Cruz Roja nº 907. Madrid, 1990.
- VALVERDE MOLINA, J.: El proceso de inadaptación social. Ed. Popular. Madrid, 1988.
- VARIOS: Pioneros, educación en libertad: Un modelo de intervención en medio abierto. Ed. Popular, S.A. Madrid. 1989.
- VARIOS: Cauces vivos de la animación. Editorial CCS. Madrid, 1991.
- VARIOS: Educar en la calle. Una alternativa para la construcción de convivencia y paz en la ciudad. Corporación Juan Bosco. Cali, Colombia. 1998.
- VARIOS: Intervención en medio abierto. Orientaciones para su práctica. Centre d’Estudis i Formació Especialitzada de la Generalitat de Catalunya. Fundació Jaume Callís- Barcelona, 1994.
- VARIOS: Reflexiones de un Educador de Calle. ASETIL. Vigo, 1996.
- VARIOS: Manuales del educador de calle. Mº de Trabajo y Asuntos Sociales. Madrid, 1991.
- VARIOS: De la escuela a la calle: la socialización de los jóvenes de 14 a 16 años no escolarizados. Universidad de Zaragoza, ICE. Zaragoza, 1987.
- VARIOS: Manual para el educador social. Mº de Trabajo y Asuntos Sociales. Madrid, 1994.
- VARIOS: El educador social: presente y futuro. Jornadas sobre el presente y futuro del educador social (1990. Vitoria-Gasteiz). Ed. CYAN. Madrid, 1991.
- VARIOS: La reeducación del delincuente juvenil. Los programas de éxito. Tirant lo Blanch. Valencia, 1992.
- VARIOS: Psicopedagogía de la Educación Social. Editorial CCS. Madrid, 1998.
- VARIOS: Programa de treball socioeducatiu en medi obert amb educadors de carrer. Un model d’intervenció de deu anys d’experiéncia socioeducativa. GREC. Mallorca, 1999.
- VARIOS: Figuras puente para la prevención de la delincuencia. Asociación pro Derechos Humanos. Madrid, 1985.
- VARIOS: Projecte técnic servei de medi obert. Generalitat de Catalunya. Dpto. de Justicia. Barcelona, 1991.
- VARIOS: Educación social para delincuentes. Tirant lo Blanch. Valencia, 1997.
- VARIOS: Acción educativa y comunicación social. Tirant lo Blanch. Valencia, 1996.
- VARIOS: Medidas alternativas en medio abierto para menores infractores. Rev. Infancia y Sociedad nº 23. Ministerio de Asuntos Sociales. Madrid, 1993.
- VARIOS: La prostitución en la calle: Estudio sobre los procesos de marginación e inserción de las mujeres que se acercan al Centro de Acogida Fogaral de Cáritas de Zaragoza. Cáritas Diocesana. Zaragoza, 1996.
- VARIOS: Animadores en la comunidad. Cáritas Española. Madrid, 1995.
- VARIOS: Niños de la calle. Rev. Vida Nueva. PPC. Madrid, 1994.
- VARIOS: La prostitución en la calle. Cáritas Diocesana de Zaragoza, 1996.
- ZULLIGER, H.: Los niños difíciles. Morata. Madrid, 1979.

A mag created with Madmagz.


Compártelo en:


Síguenos en: Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en YouTube Siguenos en Tumblr Siguenos en Pinterest Siguenos en Linkedin Siguenos en Blogger




ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

Formacion a Distancia y Permanente de Educadores/as

formacionadistancia@yahoo.es
http://animacion.synthasite.com


Apartado 3049 -36205 VIGO - España

Tfno/Fax.: 986-25 38 66 / Movil: 677-52 37 07 / 615-38 30 03


tienda de regalos para bodas, bautizos, comuniones
Tienda de regalos para bodas, bautizos, comuniones