Drogodependencias y Alcoholismo

curso prevencion en drogodependencias


EL PAPEL DE LA FAMILIA EN LA PREVENCIÓN

La familia no puede desligarse de su competencia educativa a la hora de que los hijos alcance hábitos saludables, por lo que debe contribuir en la formación de sus valores y actitudes, de manera que estén preparados para afrontar situaciones difíciles de la vida, entre ellas las relacionadas con el consumo de drogas.

La familia debe favorecer no sólo el desarrollo físico, afectivo o social de los hijos, sino que tiene que educarles en la conservación y promoción de la salud, entendida ésta en un sentido profundo, ofreciendo un modelo de vida sano. Por ello, y en cuanto a las drogas, los padres tendrán que conocer los factores que facilitan su uso/abuso, sabedores de la importancia que tiene el diálogo y la comunicación para subsanar cualquier problemática de relación con las drogas.

Gracias a la comunicación, los padres influyen en los hijos para que adopten valores y actitudes positivas, que les capacitarán para enfrentarse a otras circunstancias que surgirán en sus relaciones con personas y cosas. Ello, unido al afecto y al cuidado, fomentará en los hijos la necesaria seguridad para su desarrollo cognitivo y social.

Resumiendo, el papel de la familia en cuanto a la prevención, se concreta en:

- Seguimiento de los estudios de los hijos. Contacto con profesores y tutores. Participación en el APA.
- Valorar los esfuerzos y logros de los hijos, potenciando su autoestima.
- Fomentar el diálogo y la comunicación en el núcleo familiar. Apertura a la familia extensa y vecinos.
- Animar a la ocupación lúdica del tiempo ocioso y al desarrollo de las habilidades y destrezas de los miembros familiares (música, deporte, aficiones...).
- Crear un ambiente hogareño sano, libre de alcohol y tabaco. Reducir el consumo de medicamentos «inútiles».
- Participar en la Escuela de Padres y Madres, en los Programas Comunitarios... para informarse y formarse.
- Enseñar a los hijos a tomar decisiones de forma razonada, reflexionada y con sentido común.

 DETECCIÓN DE CONSUMOS EN EL SENO FAMILIAR

«... Potenciar, en colaboración con los Servicios Sociales, las AMPAS y otras Entidades Sociales, el desarrollo de programas preventivos dirigidos a las familias en general y a las de alto riesgo en particular...».
(Estrategia Nacional sobre Drogas 2000-2008)


La familia, si está preparada, puede detectar cualquier cambio en la actitud de los hijos que tengan que ver con el uso de drogas (lenguaje, pérdida de intereses, gasto excesivo, cambio de humor y de relaciones interpersonales...). En ese momento, y manteniendo la calma, debe evaluar la gravedad de la situación y las soluciones viables, partiendo de un diálogo sincero con el hijo para conocer los motivos y circunstancias que le han llevado al consumo. Después habrá que preparar un plan de acción conjunto de toda la familia y, si los hechos le desbordan, podrá solicitar la ayuda a profesionales que trabajan con adolescentes y/o drogodependientes (educadores familiares, de calle, terapeutas...).


PREVENCIÓN ESCOLAR

«... Elaborar un proceso de autorización y acreditación de la formación del profesorado y de los programas de prevención en el ámbito escolar y homologación de materiales didácticos para su utilización en el medio escolar como instrumentos de apoyo a los educadores en la prevención del consumo de drogas...».

(Estrategia Nacional sobre Drogas 2000-2008)


ANTECEDENTES DE LA PREVENCIÓN ESCOLAR

En los años 60 el problema de la droga comenzaba a sentirse en la sociedad. El avance del consumo se debió sobre todo al desarrollo económico, la publicidad y el nuevo estilo de vida. Pero fue en los años 70 cuando la escuela, apremiada por la opinión pública y los nuevos acontecimientos, promovió charlas de especialistas o recurrió a publicaciones sobre el tema para advertir a padres y niños de los efectos perjudiciales y los problemas legales del uso de drogas.

En 1985, con la creación del Plan Nacional sobre Drogas, se propone la educación para la salud en la escuela como método preventivo, aconsejando la implicación de los agentes sociales en las prestaciones escolares.

POR QUÉ DESDE LA ESCUELA

Las etapas infantil y adolescente son fundamentales para la adquisición de conocimientos y actitudes, por lo que la escuela, con profesionales preparados, puede promocionar la salud en todo su ámbito, alcanzando incluso a la familia y a la comunidad si:

- Facilita el desarrollo de un estilo de vida y un entorno saludable.
- Promociona las relaciones entre padres, alumnos, profesores y comunidad.
- Proporciona la posibilidad del desarrollo emocional, físico y social de los alumnos.
- Aprovecha todos los recursos educativos que están a su alcance.
- El profesorado adapta los programas a cada nivel.
- Está atenta a la detección precoz de riesgo de abuso de drogas.

QUÉ DROGAS

En la escuela habrá que educar fundamentalmente en relación al alcohol y el tabaco, por lo que se trabajarán las actitudes, valores y habilidades para comportarse dentro del grupo ante conductas relacionadas con el consumo. Estas drogas legales se consideran que sirven de aprendizaje para que algunos jóvenes opten luego por el uso de otras ilegales.

Según el Plan Nacional sobre Drogas, el alcohol (vino, sidra, licores) es la droga que más escolares han consumido alguna vez. Por otro lado, chicos y chicas se inician en el consumo de tabaco a los 12-13 años, siendo los chicos los mayores consumidores.

OBJETIVOS Y ACCIONES

Un buen funcionamiento de la escuela, a todos los niveles, es ya de por sí preventivo, pero nuevas situaciones como el problema de la drogodependencia, deben ser tratados de forma particular para:

- Advertir de las consecuencias del consumo de sustancias adictivas.
- Informar adecuadamente sobre las drogas, su uso y abuso.
- Enseñar a resistir la presión de grupo, sobre todo frente al uso del tabaco y el alcohol.
- Analizar de qué manera los medios de comunicación y la publicidad incitan al consumo.
- Orientar a jóvenes y padres.
- Colaborar con las familias, la comunidad y los servicios especializados en la búsqueda de alternativas al uso del tiempo libre, creación de recursos, promoción de hábitos saludables, etc.
- Promoción de hábitos, valores, actitudes críticas, participación, comunicación, autonomía...

Los objetivos del programa preventivo escolar han de cumplir una serie de requisitos para que puedan estar vinculados a la idea de prevención:

- Estarán adaptados a la realidad del centro y del entorno del alumno.
- Se pondrán lograr durante el período del programa.
- Serán susceptibles de ser incorporados al proyecto educativo de centro.
- Permitirán su evaluación.

 

curso tecnico en drogodependencias y alcoholismo

FACTORES DE RIESGO Y PROTECCIÓN DEL CONSUMO DE DROGAS

FACTORES DE RIESGO

Prevenir significa anticiparse, actuar antes de que surja un problema para evitar su incidencia,  reduciendo las consecuencias y mejorando las condiciones actuales. Para ello es necesario conocer las causas que lo origina para poder actuar sobre ellas, sino la intervención sería ineficaz.

Los factores de riesgo son aquellas características, hábitos o condiciones individuales, culturales y sociales que, interactuando en un determinado momento, menosprecian o distorsionan el peligro, por lo que incrementan las posibilidades de que una persona pueda consumir drogas. También podríamos hablar de circunstancias personales, familiares y grupales que influyen para que se produzca un comportamiento concreto. Estos factores también inciden en el aumento del número de individuos que experimentan con drogas y en la disminución de la edad de inicio.
   
Así, cuando un sujeto se inicia en el consumo, está influenciado por:

a) La sustancia; que tiene sentido cuando cumple una función para el sujeto.
b) El contexto cultural y social (familia, escuela, amigos, ambiente).
c) La conducta del sujeto, o sea, las respuestas a los estímulos que recibe según sus propios intereses y valores.

En el caso de un programa preventivo nos interesan más los factores de riesgo y protección que la sustancia concreta, pues estos factores no son exclusivos del problema de las drogodependencias, por lo que dificultan también enfrentarse exitosamente a los avatares de la vida.

La prevención trata de influir sobre el mayor número de factores de riesgo y de defensa, que son variables según la edad, el sexo, el contexto social, etc. Consecuentemente, el éxito de un programa preventivo estará relacionado con la capacidad para aunar esfuerzos y coordinar las acciones dirigidas a la comunidad, escuela, familia... donde podamos abarcar la mayor cantidad de factores de riesgo y protección.

Veamos con más detalle cuáles son esas características sociales, culturales, ambientales e individuales que pueden considerarse factores de riesgo:

- LOS VALORES DOMINANTES:
Los valores fundamentales como la responsabilidad, la ética, el esfuerzo o la solidaridad han sido desplazados por la competitividad, el consumismo, el placer, el prestigio... que están presentes en el estilo de vida -ligado a la «sociedad del ocio»- de muchos sectores de la población juvenil y que pueden repercutir en el inicio y el mantenimiento del consumo de drogas.

- LOS HÁBITOS SOCIALES:
En el contexto de una cultura determinada, el individuo adquiere hábitos y actitudes que ejercen su influencia en conductas de consumo: Ante cualquier malestar físico o psíquico se recurre con facilidad a fármacos para poder superarlo.

- LA DESORGANIZACIÓN SOCIAL:
Aquellas comunidades en la que no existen lazos sociales o donde hay carencias de servicios culturales, deportivos y sociales, se pueden considerar zonas de alto riesgo y, por tanto, un factor de desprotección para niños y adolescentes que necesitan fórmulas de vinculación con la sociedad.

- ACTITUDES DE SUBGRUPOS JUVENILES:
Existen actitudes, presentes en los subgrupos juveniles, que actúan como favorecedoras del consumo de todo tipo de drogas, entre ellas:

- La falta de perspectiva en un futuro mejor;
- la búsqueda de sensaciones agradables y una vida «a tope» como síntoma de frustración;
- la vivencia de lo inmediato, sin prever las consecuencias;
- la permisividad en el uso y venta de drogas legales e ilegales;
- el consumo como un hecho lúdico y de pertenencia al grupo;...

- LA PERCEPCIÓN DEL RIESGO:
Los individuos que banalizan el consumo de drogas o que creen que no tienen consecuencias negativas, las consumirán en mayor medida que aquellos que tienen una percepción del riesgo más elevada.

- EL USO DEL TIEMPO LIBRE:
La ocupación del ocio en actividades de consumo se correlaciona con el riesgo del uso
de drogas, llegando a formar parte de la realidad social de muchos adolescentes que frecuentan, sobre todo en fines de semana, bares, pubs, discotecas... como única alternativa de relación y diversión.

- LA IMAGEN EN LOS MASS MEDIA:
Los medios de comunicación refuerzan los estereotipos relacionados con las drogas ilegales (robos, sobredosis, heroína) deformando y obviando la realidad de muchos jóvenes drogodependientes.

También la masiva publicidad del alcohol y el tabaco fomenta un ocio consumista en televisión, radio, prensa y lugares de diversión de los adolescentes, recurriendo también al patrocinio de eventos deportivos y fiestas en discotecas y pubs como medio de manipulación encubierta.

- LA DISPONIBILIDAD DE DROGAS:
Cuanto mayor es la disponibilidad de sustancias mayor será su consumo, pues se facilita el acceso a los jóvenes si no hay un control o restricción legal.


- LA EDUCACIÓN FAMILIAR:
La influencia de los padres y madres es decisiva en el comportamiento de los hijos. Pero pueden darse errores educativos de riesgo y de conducta que habrá que tener en cuenta ante cualquier propuesta preventiva:

- La ausencia de normas claras que provocan confusión y no marcan límites;
- delegar la responsabilidad de la educación a parientes, maestros o educadores;
- la sobreprotección paterna/materna que no prepara al hijo/hija para la responsabilidad, la autonomía y la iniciativa;
- no aceptar al hijo/hija tal como es, con sus diferencias y características;
- la creación de sentimientos de inferioridad en el hijo/hija por falta de estímulos positivos;
- el sometimiento rígido y jerárquico del hijo/hija hacia los padres (exceso de disciplina);
- la permisividad o desentendimiento de los hijos;
- la carencia de relaciones afectivas y la posibilidad para manifestarlas (baja comunicación familiar);
- la falta de confianza y apoyo en la unidad familiar;
- ...

Las actitudes, valores, conductas y estilos de vida de los padres influyen sobre la de los hijos y, por tanto, sobre la adquisición de hábitos de consumo de drogas (padres fumadores, bebedores, ludópatas), al servir éstos como modelos de identificación para el niño o el adolescente.

- LA ESCUELA:
La escuela es un entorno eficaz para la detección de factores de riesgo, porque desde la infancia hasta la adolescencia es obligatoria la asistencia: Rendimiento académico bajo, desmotivación, inadaptación... Pero también puede ser una variable de riesgo cuando es una escuela marginante o cuando hay escaso compromiso de enseñantes y padres (lo que muestra cierto desinterés por la educación del alumno/hijo). Lo mismo cabría decir del sistema educativo, del modelo de escuela, que desembarca adolescentes que no alcanzan unos mínimos considerados «normales», abocándoles al fracaso personal, a la baja autoestima, al desempleo, a la explotación laboral...

- EL GRUPO DE IGUALES:
En la adolescencia, el grupo de iguales cumple varias funciones:

- Sirve de soporte afectivo y de protección;
- facilita la emancipación de la familia;
- es un marco para la socialización;
- se establecen normas y valores...

El inicio en el consumo de drogas se establece en el grupo de iguales, y tres son los factores de predisposición:
1. La dependencia al grupo.
2. La presión de los compañeros.
3. Los tipos de consumo del grupo.

Para el adolescente que no tome libremente sus propias decisiones, estos tres factores va a conducirle a probar las drogas si el consumo está establecido dentro del grupo, sin prever las consecuencias negativas que pueden acarrearle.

- FACTORES INDIVIDUALES:
El individuo se relaciona constantemente en un determinado medio ambiente, donde va construyendo su escala de valores, hábitos, comportamientos... Así, habrá que situarlo en su contexto y evitar justificaciones como que las características genéticas son las únicas responsables de la adicción a determinadas sustancias.

El desarrollo socio-afectivo condiciona la forma cómo el individuo se enfrenta a la vida, por lo que el fomento de la autonomía y la independencia, de la capacidad para resolver conflictos, la toma de decisiones, del control de su propio comportamiento, de la tolerancia a la frustración, de un autoconcepto positivo, de la coherencia en sus acciones, de un proyecto de vida, etc. serán claves a tener presentes en la prevención del consumo de drogas.

FACTORES DE PROTECCIÓN

La prevención de las drogodependencias son estrategias orientadas a reducir los factores de riesgo y aumentando y reforzando los factores de protección, al objeto de que un individuo esté protegido contra la adiccióna unas determinadas sustancias. Esos factores de protección previenen la aparición de los factores de riesgo, evitando que las personas consuman o, en su defecto, moderen el uso de sustancias adictivas.

La prevención pasa por el cambio de actitudes, valores y toma de decisiones, con actitudes positivas hacia la salud y negativas hacia el consumo. Los valores y las actitudes, que forman parte de la personalidad del individuo, están influenciados por la familia, la educación recibida y el medio sociocultural donde se desenvuelve y, dado su peso específico, acabarán impregnando pensamientos, creencias, ideas, opiniones y formas de actuar ante determinadas situaciones o hechos -toma de decisiones-.

El joven debe aprender a elegir respuestas a los conflictos que se le presentan en la vida, a tomar libre y razonadamente sus propias decisiones. Un esquema para ayudarle a realizar esa tarea puede ser el siguiente:

1. ¿Qué ocurre, cuál es el problema?. Lo describo.
2. ¿Qué puedo hacer?. Relaciono las posibles soluciones.
3. ¿Cuál es la respuesta más acertada?. Enumero las consecuencias de cada una de ellas.
4. ¿Cuál eligo ahora?. Decido cuál es la que más me conviene.


TIPOS DE PREVENCIÓN

PREVENCIÓN ESPECÍFICA E INESPECÍFICA

Una división clásica de las actuaciones preventivas hace referencia a una modalidad específica de la actuación y otra inespecífica.

PREVENCIÓN INESPECÍFICA
A veces se entiende que cualquier acción dirigida a los jóvenes (campamentos, bailes de salón, deportes...) es por sí misma una actividad preventiva del consumo de drogas. Aunque indirectamente pueda influir en la reducción de la demanda, se trata de intervenciones generales que por sí mismas no tienen por qué ser incompatibles con el uso de drogas. Por tanto, la prevención inespecífica trata de influir sobre la dinámica del uso de drogas con actuaciones tendentes al aumento del nivel cultural, social o de salud de la población a través de intervenciones que permitan el desarrollo del individuo y de la comunidad: Campañas de salud, promoción del asociacionismo, uso creativo del tiempo libre, acercamiento de los servicios sociales a los ciudadanos, promoción del deporte, creación de equipamientos culturales en los barrios, etc.

PREVENCIÓN ESPECÍFICA
En este caso ya se trata de intervenciones que de forma concreta contemplan la problemática de las drogas y sus destinatarios, tales como charlas informativas a las APAS, talleres de promoción de la salud con alumnos, campañas informativas sobre el uso de drogas legales...
 

PREVENCIÓN PRIMARIA, SECUNDARIA Y TERCIARIA

Proveniente del ámbito de la higiene pública existen tres niveles de intervención: Primario, secundario y terciario.

PREVENCIÓN PRIMARIA
Pretende eliminar, impedir, retrasar o disminuir el riesgo de aparición de situaciones relacionadas con el consumo de drogas, o sea, rebajar el número de consumidores potenciales y la edad de inicio. En este caso habrá que hacer intervenciones específicas e inespecíficas por parte de personas significativas y cercanas al grupo diana: Educador, familia, monitor, etc. Pero también habrá que actuar de cara a la comunidad, impulsando la participación, la información y la formación para modificar las condiciones que favorecen hábitos negativos de salud.

Como método se utilizan estrategias que aumenten la percepción del riesgo y desvaloricen el estereotipo de «normalidad» del consumo a través de acciones informativas y educativas, adaptadas a la edad de los destinatarios y partiendo de sus creencias y necesidades.

PREVENCIÓN SECUNDARIA
Se trata de actuar cuando ya se dan situaciones de uso de drogas, reduciendo la duración del proceso y evitando que se problematicen. Las actuaciones deben ser específicas, teniendo en cuenta el momento en que se encuentra cada grupo: Consumo de drogas legales (tabaco, alcohol), experimentación con las drogas ilegales... Tras el diagnóstico precoz debe darse una tención inmediata adaptada a cada situación particular.

PREVENCIÓN TERCIARIA
Se pretende impedir que la situación de un consumo problemático de drogas se agrave, intentando disminuir las secuelas de la drogodependencia: Tratamiento ambulatorio, comunidad terapéútica, programas de reducción del daño, incorporación social, etc.

La prevención secundaria y terciaria (reducción del daño) pretenden el tratamiento del problema, mientras que la prevención primaria es lo que realmente entendemos por prevención.

«La prevención primaria es proactiva y basada en la población. Incluye la anticipación del trastorno potencial para una población con riesgo y la introducción de intervenciones antes de que se produzca el trastorno que se aplican directamente o indirectamente. El propósito de estas intervenciones es reducir la frecuencia del trastorno contrarrestando las circunstancias nocivas que lo mantienen a través del fomento de la robustez emocional en la población con riesgo de tal forma que los miembros de la población estén protegidos y a la vez lleguen a ser más competentes».
(Conyne, 1983)

Aunque es difícil evitar el consumo ocasional, no lo es tanto reducir el uso habitual o intervenir para la reducción del daño si consideramos que se trata de un problema psicosociobiológico. Así, si queremos que una actividad sea preventiva, deberá cumplir unos requisitos:

- Habrá de partir del conocimiento del problema y de las características de la población a la que dirigimos la actividad.
- Debemos conocer los factores de riesgo y protección que influyen en el problema.
- Articularemos medios para modificar los factores que determinan el problema, utilizando una metodología que incluya la planificación, acción y evaluación de la intervención.

ESTRATEGIAS DE PREVENCIÓN

Las estrategias preventivas habrá que enmarcarlas dentro de la Educación para la Salud, entendiendo que ésta no es la ausencia de enfermedad, sino la situación de un completo bienestar físico, psíquico y social, tal y como la definió la OMS en 1946. El desajuste en cualquiera de estas esferas repercutirá sobre las otras dos, lo que comporta una pérdida de salud para el sujeto, que puede o no traducirse en síntomas objetivables de tipo somático o psíquico.

En 1970 la OMS propuso otra definición de salud, aunque incompleta por faltarle las nociones de salud familiar y salud comunitaria:

«La Salud es el equilibrio y la armonía de todas las posibilidades biológicas, psicológicas y sociales que puede desarrollar la persona. Este equilibrio exige, por una parte la satisfacción de las necesidades fundamentales del hombre. Estas necesidades son cualitativamente las mismas para todos los seres humanos: necesidades afectivas, de nutrición adecuadas, de cuidados sanitarios, de educación y de bienes sociales. Por otra parte la Salud supone una adaptación siempre reonovada a un medio en constante cambio».

Lo que delimita el concepto de salud son cuatro elementos que se interrelacionan y han de ser evaluados:

1. Lo biológico.
2. El sistema sanitario (la ideología que lo sustenta y las posibilidades de acceso).
3. El medio ambiente (con todos los factores que lo condicionan).
4. El estilo de vida.

También debemos entender por Salud una vida más autónoma, libre y solidaria, evitando la enfermedad o curándola, así como construir un nivel de vida y sociocultural suficiente como para poder alcanzar un estilo de vida responsable y feliz. De ahí que del concepto de Salud se derive una consecuencia fundamental: La responsabilidad que tienen individuos, profesionales, comunidades e instituciones de luchar contra las amenazas a la salud.

Creemos que toda acción educativa, de promoción social y cultural, constituye un medio eficaz para aumentar el nivel de salud de individuos y comunidades.

El papel que ejerce el educador como agente de salud es reconocido por personas relacionadas con la Salud Pública, aunque en muchas ocasiones es el gran olvidado cuando se pretende promoverla entre individuos y colectividades, necesario sobre todo si se trata de salud física o psico-social de niños y jóvenes.

Entendemos, pues, que la Salud:

- Es un hecho activo, que precisa de un compromiso, una preocupación y una actitud activa, donde cada individuo debe ser su primer y principal agente de salud.
- Es un hecho colectivo, pues se hace necesaria una organización social para poder promoverla y defenderla.
- Es un hecho dinámico, que exige adaptaciones contínuas a nuevas y diferentes situaciones.

Desde esta perspectiva se puede entender la prevención sobre drogas entre los adolescentes (con la integración y la colaboración de todos los recursos de la comunidad), como estrategias dirigidas, fundamentalmente, a la reducción de la demanda, al objeto de:

- Retrasar el inicio de los jóvenes en el consumo de sustancias adictivas;
- reducir el uso de cualquier droga en la familia, lugares de ocio, etc.;
- reducir los riesgos derivados de los consumos problemáticos.

Maestros, mediadores sociales, educadores familiares o de calle buscarán una implicación conjunta y coordinada para:

- Detectar situaciones, grupos, individuos con mayor riesgo de consumo;
- compensar las necesidades educativas encontradas;
- educar para una vida cotidiana sana y saludable, estimulando la responsabilidad personal en el bienestar de todos;
- desarrollar hábitos, comportamientos, relaciones sociales y estilos de vida más sanos;
- entrenar a los jóvenes en la toma libre y razonada de decisiones...

Estas estrategias preventivas habrán de desarrollarse en tres frentes, según la relación que establezca el individuo, ésto es:

1. La relación del individuo consigo mismo.
2. La relación del individuo con su medio social.
3. La relación del individuo con su medio ambiente sociocultural.

De esta manera se pretende el desarrollo personal y social del sujeto en un mundo marcado por el consumo desmesurado y una creciente crisis familiar y social.

ESTRATEGIAS PARA CON EL INDIVIDUO CONSIGO MISMO

El concepto que una persona tiene de sí misma se construye con sus experiencias positivas y negativas en su relación con la familia, la escuela, el grupo de amigos...

Cuando animamos o aprobamos la actitud de un niño le estamos transmitiendo confianza y seguridad, pero también si la desaprobamos, pues así favorecemos la toma de decisiones. Por ello que la actuación debe ir encaminada a:

- Fomentar la seguridad en uno mismo -autoconfianza-;
- enseñar a discriminar entre autonomía y dependencia;
- desarrollar la capacidad de reflexión y toma de decisiones;
- enseñar a resolver los problemas utilizando los recursos personales;
- entrenar en las habilidades de enfrentarse a las frustraciones, fracasos y presiones;
- enseñar a aplazar las necesidades;
- capacitar para planificar la consecución de metas;
- enseñar a manejar el estrés en momentos difíciles;
- reforzar los valores que tengan que ver con las actitudes saludables...

ESTRATEGIAS PARA CON EL INDIVIDUO Y SU MEDIO SOCIAL

En la vida se dan múltiples interacciones sociales, por lo que el individuo debe saber desenvolverse sin dificultad en el mundo de las relaciones interpersonales.

Las actuaciones educativas irán encaminadas a fomentar:

- Las habilidades de comunicación, de toma de decisiones, etc. (desarollo de la competencia social);
- el desarrollo integral del individuo (capacidades interpersonales y sociales);
- la convivencia armónica;
- el diálogo como modo de resolver los conflictos.

ESTRATEGIAS PARA CON EL INDIVIDUO Y SU ENTORNO SOCIOCULTURAL

Ante la creciente disponibilidad de todo tipo de drogas es necesario crear actitudes alternativas a su consumo, además de:
- Exigir que se cumpla la prohibición de venta de tabaco y alcohol a menores y
- denunciar la venta de drogas.

Las estrategias de prevención entre los jóvenes seguirán las siguientes pautas:

- Habrá que entender el problema del consumo en todas sus vertientes;
- desprestigiar el uso de drogas en celebraciones, fiestas, salidas nocturnas...;
- valorar a las personas que llevan una vida saludable;
- informar de los efectos nocivos y de las situaciones que llevan al abuso;
- criticar la manipulación que sufren los jóvenes por parte de la publicidad que les incita al consumo;
- implicar a los jóvenes en el diseño, gestión y organización de actividades lúdicas y de ocupación del ocio diurno y nocturno.


curso prevencion alcoholismo

Prevención en la familia

La influencia de los padres/madres en la evolución de sus hijos/as es sabida. Conocido, es también, que las experiencias tempranas que estos niños/as tengan con el alcohol suele influir en su comportamiento posterior.

En el ámbito de las ciencias sociales se categoriza a la familia como el primer grupo no formal al que pertenece un individuo y que por su continuidad en el tiempo se le confieren capacidades de aprendizaje imitativo, adoctrinamiento,...

Entre estas a los progenitores se les pueden conferir funciones como agente de prevención del consumo de alcohol, realizando actuaciones como las que mostramos a continuación:

- Dar a los hijos/as afecto y aprobación.
- Fomentar en ellos hábitos y costumbres saludables.
- Transmitir un modelo de salud a sus hijos/as y ser coherentes en su forma de comportarse con respecto al modelo propuesto. Los hijos/as no hacen lo que uno dice, sino lo que uno hace.
- Instaurar el diálogo como fórmula de participación en el hogar. Podrá detectar de esto modo si poseen ideas erróneas y falsos mitos.
- Escuchar activamente para compartir experiencias.
- Educar la autoestima de los hijos/as. Valorando sus logros y esfuerzos.
- Ayudar al desarrollo de la Asertividad para la negación del consumo.
- Fomentar la independencia de los hijos/as ante la aprobación de los demás.
- Ayudar a sus hijos/as en la identificación de sus gustos y aficiones, orientándolos en los pasos a seguir para desarrollarlos.
- Trabajar conjuntamente con sus hijos/as los mecanismos de resolución de conflictos.
- Desarrollar dentro del hogar actitudes pros sociales y cooperativos, para que aprendan el valor de trabajar en la comunidad y a implicarse en la solución de problemas sociales.
- Colaborar en el proceso de escolarización de sus hijos/as favoreciendo su permanencia.
- Establecer normas dentro de la familia sobre las drogas. Haciendo hincapié en las consecuencias del consumo.
- Buscar ayuda, si cree que su hijo tiene un problema con el consumo.

Los expertos consideran que un problema de alcoholismo es más probable si se observan muchas de estas señales simultáneamente y si ocurren repentinamente y algunas de ellas son de naturaleza extrema.

 

 


imagen curso alcoholismo
Curso a distancia toda España y Latinoamerica: MEDIADOR/A SOCIAL EN PREVENCION DEL ALCOHOLISMO
Duración: 200 horas.
Matrícula abierta todo el año.
Diploma acreditativo, con nº de horas, contenidos desglosados y calificación obtenida.
Matricula: 150 euros (+ envio+4%iva)

¡¡Oferta hasta nuevo aviso: 75 euros (+ envio+4%iva)!!



OBJETIVO GENERAL DEL CURSO:
Objetivos generales que pretendemos conseguir con el desarrollo de este Curso:
- Reconocer las características y funciones de l@s Mediador@s, así como especificar la importancia de los ámbitos y tipologías preventivas.
- Identificar los datos de consumo de alcohol, conocer los conceptos básicos del alcoholismo, determinar cuáles son los factores de riesgo y protección de las personas frente al alcohol, proporcionar instrumentos de evaluación ante consumos de riesgo, proporcionar una descripción detallada de las complicaciones que el abuso de alcohol provoca en el cuerpo humano, informar sobres las diferentes intervenciones que se lleva a cabo con personas con problemas con la bebida y, por último, conocer las peculiaridades del consumo abusivo de alcohol en jóvenes.

FICHA DE MATRICULA para cualquier curso

Solicitar mas informacion


Prevencion sobre drogas Drogas: aprendizaje y adicción Drogas: pohibición Prevencion sobre Drogas. SIDA. Counselling Luchar contras las drogodependencias Drogas: aprendizaje y adicción Drogas: pohibición

Curso a distancia toda España y Latinoamerica: MEDIADOR/A SOCIAL EN PREVENCION DE DROGODEPENDENCIAS
Duración: 200 horas.
Matrícula abierta todo el año.
Diploma acreditativo, con nº de horas, contenidos desglosados y calificación obtenida.
Matricula: 150 euros (+ envio+4%iva)

¡¡Oferta hasta nuevo aviso: 75 euros (+ envio+4%iva)!!



OBJETIVOS DEL CURSO:

- Informar, orientar y adquirir los conocimientos necesarios para una acción integral,  diagnóstico, intervención y sobre todo prevención, ante el problema de las drogodependencias.
- Conocer los aspectos de ámbito histórico, psicológico, sanitario, social y educacional que abarcan la acción integral ante las drogodependencias.
- Saber qué entendemos por droga, consensuar criterios entre los diferentes profesionales para así lograr una acción conjunta destinada a la prevención e intervención ante las drogodependencias.
- Conocer cuáles son las características socio-psicológicas que nos permiten identificar a las personas en riesgo y/o potenciales consumidores de drogas.
- Conocer y detectar cuáles son los ambientes socioculturales que favorecen el consumo de drogas.
- Promover actuaciones adecuadas por parte de los diferentes servicios a los problemas derivados del consumo de drogas en los diferentes ámbitos y situaciones en las que ocurran. Actuaciones que pasarían por la prevención, detección en aquellos casos en los que exista sospecha y una intervención directa si fuese precisa.
- Formar a los educadores/as (en su concepción más amplia) como agentes responsables de la prevención y posible actuación ante casos de uso y abuso de drogas.

Así mismo, debemos conocer cuál es la metodología, recursos y materiales con los que contamos a la hora de promover programas de prevención con adolescentes y jóvenes.

FICHA DE MATRICULA para cualquier curso

Solicitar mas informacion


imagen curso drogodependencias y alcoholismo

Curso a distancia toda España y Latinoamerica: TÉCNICO EN PREVENCIÓN DE DROGODEPENDENCIAS Y ALCOHOLISMO
Duración: 400 horas. Sin tiempo máximo para realizarlo.
Matrícula abierta todo el año.
Diploma acreditativo, con nº de horas, contenidos desglosados y calificación obtenida.
Matricula: 300 euros (+ envio+4%iva)

¡¡Oferta hasta nuevo aviso: 150 euros (+ envio+4%iva)!!



FICHA DE MATRICULA para cualquier curso

Solicitar mas informacion

 

 

 

Guia Didáctica curso Mediador Social en prevención de Drogodependencias

Guia Didáctica curso Mediador Social en prevención del Alcoholismo


ALCOHOLISMO JUVENIL:

La droga mas consumida entre los escolares de 14 a 18 años es el alcohol.

Entre los 17 y los 18 años se producen un aumento de los bebedores habituales y un descenso de los esporádicos, lo que indica que es en estas edades en las que tiene lugar un fenómeno detectado en los últimos sondeos: Cada vez disminuye más el número de consumidores moderados y aumenta el número de jóvenes que o bien beben excesivamente o bien no beben en absoluto.

El fin de semana es el momento preferido entre los adolescentes para consumir alcohol. Los lugares más habituales son bares, pub y discotecas aunque con frecuencia tiene lugar en la calle. Se establece, pues, una asociación entre ocio y consumo de drogas. Las bebidas con mayor éxito entre los escolares son el vino (en forma de «calimocho»: Mezcla de coca-cola y vino) y la cerveza.

La disponibilidad (tanto económica como social) es un factor determinante en los consumos de drogas de los adolescentes.

El consumo de alcohol forma parte de la tradición cultural ya que cada país acepta y permite su uso en las relaciones sociales, ceremonias religiosas, festividades, trabajo o bien durante el tiempo de ocio de allí que radica la importancia de orientar sobre los peligros que ocasiona su uso a muy temprana edad. El alcoholismo es el consumo desordenado y en gran cantidad de las bebidas ya mencionadas. Gran parte de los adolescentes han tenido alguna experiencia con bebidas alcohólicas. La mayoría experimenta un poco y deja de usarlas, o las usa ocasionalmente sin tener problemas significativos. Algunos seguirán usándolas regularmente con varios niveles de problemas físicos, emocionales y sociales. Otros desarrollarán una dependencia y actuarán por años de manera destructiva hacia sí mismos y hacia otros.

Los adolescentes consumen alcohol por varias causas, como la simple curiosidad, para integrarse a un grupo de amigos, como un ritual que los convierte en adultos (igual que el tabaco), por admiración a algún líder que bebe y al que admiran; pero también beben por problemas con los padres, los novios o la escuela y por el efecto estimulante del alcohol que los desinhibe frente al sexo opuesto, aumenta su autoestima y hace que olviden sus problemas y su sentido de responsabilidad.

El consumo de alcohol en los adolescentes presenta tres etapas:
 
- Se consume únicamente para divertirse y ser parte del grupo durante los fines de semana.
- Su uso ocurre ya entre semana para producir sensaciones agradables y se manifiestan cambios de conducta como la disminución de comunicación con la familia, cambios en la manera de vestir, cambios de amigos, indiferencia, falta de sueño y de apetito, irritabilidad, depresión, cambios bruscos de humor...
- El adolescente pierde totalmente el control y se obsesiona con el alcohol. Hay peligro de que comience a utilizar otras drogas o presente desesperación, nerviosismo o temblores al dejar de tomarlo, dándose molestias físicas como la pérdida de peso y calambres.

La mayoría de los adolescentes nunca traspasan la primera etapa de consumo de alcohol, pero va a depender de su personalidad y su familia.

La dedicación de los jóvenes al estudio, al trabajo o a otras actividades, los problemas de inserción en la vida laboral, su dependencia de la familia de origen y el retraso en constituir la suya propia, la dificultad para lograr una independencia económica mínima, las barreras para acceder a una vivienda y otras circunstancias similares, constituyen un entramado de factores sociales y problemas que definen la situación de la juventud.

La juventud actual posee unos niveles educativos superiores a los de cualquier otra generación anterior, aunque ello supone la prolongación en el tiempo del periodo de formación. Pero la consecuencia inmediata es que también tardan más en incorporarse a un trabajo estable y suficientemente remunerado, sobre todo por la situación precaria del empleo. La precariedad del mercado de trabajo afecta también a los jóvenes. Todo ello está dando lugar a un aumento del paro ysu vida laboral se ve troncada y con ello sus perceptivas de futuro y su calidad de vida. Aparece una impotencia, falta de ilusión, mayor intensidad de conflictos familiares...


BIBLIOGRAFIA ALCOHOLISMO

ABELLAN NICOLAS, A.; et al.: El alcohol y el hombre: una relación completa. Martín Martínez , Mateo. 1994.
ACOSTA NARANJA, E.: Así lo vemos: el alcohol y otras drogas. Universidad de Sevilla. Secretariado de Recursos Audiovisuales y  Nuevas Tecnologías. 2005.
AGUILERA DE LA FUENTE, M. T.: Aproximación al mecanismo presor del alcohol. Universidad de Barcelona. Publicaciones y Ediciones. 1992.
AIZPIRI DIAZ, J.: Actualización del tratamiento del alcoholismo. Masson. 1996.
ALCOHOL CONCERN.: Abordaje de problemas asociados al alcoholismo. 1. Manual del tutor. Fundación de Ayuda contra la Drogadicción. 1993.
ALCOHOL CONCERN.: Abordaje de problemas asociados al alcoholismo. 2. Cuaderno alumno. Fundación de Ayuda contra la Drogadicción. 1993.
ALMODOVAR IÑESTA, M.: El consumo de alcohol en las vías públicas: régimen jurídico y competencias administrativas. Cívitas Ediciones. 2003.
ALONSO SANCHEZ, M..: 100 razones para no tomar alcohol. Ayuntamiento de Leganés. 1994.
ALONSO SANZ, C.: Tabaco, alcohol y educación: una actuación preventiva. Castilla-La Mancha. Junta de Comunidades. Servicio de Publicaciones. 1993.
ALONSO-FERNANDEZ, F.: Los secretos del alcoholismo: mujer, trabajo y juventud. Ediciones Libertarias-Prodhufi. 1998.
AMODIA DIEZ, R.: Informe: el alcoholismo en la red de salud mental de Asturias. Principado de Asturias. Servicio Central de Publicaciones. 1992.
ARBEX, C.; et. al.: Habla con ellos del alcohol: guía para padres. La Rioja. 2003.
ARBOLES, J.: Etiología y sociología del alcohol. Edicions Bellaterra. 1995.
ARZA PORRAS, J.: Taller para la prevención del consumo del alcohol: saber beber-o no saber beber. Fundación Secretariado Gitano. 2006.
BARRIENTOS LUQUE, M. D.: Valor de potenciales evocados acústicos en el alcoholismo crónico. Universidad de Sevilla. Secretariado de Publicaciones. 1992.
BECOÑA IGLESIAS, E.: Los jóvenes y el alcohol. Ediciones Pirámide. 2006.
BERG, I. K.: Trabajando con el problema del alcohol: orientaciones y sugerencias para la terapia breve de familia. Editorial Gedisa. 1997.
BOBES GARCIA, J.: 30 años de alcohol y otras drogas en Asturias. 1996.
BOBES ROSELL, J.; et al.: Alcoholismo: evaluación y tratamiento. Edide, Línea Ejecutiva de Proyectos Editoriales. 1998.
CALAFAT FAR, A.; et al.: Actuar es posible: educación sobre el alcohol. Ministerio del Interior. Secretaría General Técnica. 1999.
CAMPOS MARIN, R.: Alcoholismo, medicina y sociedad en España (1876-1923). Consejo Superior de Investigaciones Científicas. 1997.
CARABAÑO MORAL, R.; et al.: Jóvenes y alcohol: consecuencias negativas. Impredisur. 2004.
CASAS BRUGUE, M.: Psicopatología y alcoholismo. Ediciones en Neurociencias. 1993.
CASTILLA GARCIA, A.; et al.: Epidemología del consumo de alcohol en la comunidad de la esperanza. Castilla García. Alfonso. 1999.
CELORRIO IBAÑEZ, R.: Prevención de consumo de drogas legales: alcohol y tabaco: unidades didácticas para tutoría. Celorrio Ibáñez, Rafael. 1998.
CHABALIER, H.: El último trago: crónica de un divorcio del alcohol. Ediciones Península. 2005.
CHAFETZ, M. E.; et al.: Los efectos  saludables del alcohol. Ediciones Martínez Roca. 1997.
COLOM I FARRAN, J.; et al.: El abordaje de los problemas de alcohol desde la atención primaria. Fundación Faustino Orbegozo Elizaguirre. 2004.
DE ARANA, J. I.: Los jóvenes y el alcohol. Ediciones Palabra. 1995.
DIAZ HURTADO, R.M.: Alteraciones psicofisiológicas en sujetos de alto riesgo para el desarrollo de alcoholismo. Universidad de Barcelona. Publicaciones y Ediciones. 2001.
DIAZ HURTADO, R. M.: Programa ALFIL, grupos psicoeducativos para jóvenes con antecedentes familiares de alcoholismo, manual para educadores y terapeutas. Sociedad Científica Española de Estudios sobre el Alcohol, el Alcoholismo y las otras Toxicomanías (Barcelona). 2000.
DIAZ HURTADO, R. M.: Programa ALFIL: guía de actuación preventiva para niños y jóvenes de familias con problemas de alcohol. Sociedad Científica Española de Estudios sobre el Alcohol, al Alcoholismo y las otras Toxicomanías. 2004.
DIAZ HURTADO, R.M.; et. al.: ¡Siempre eliges tú: lo que necesitas saber sobre el alcohol para tomar tus propias decisiones. Socidrogalcohol. 2003.
DIAZ HURTADO, R.M.; et al.: Alcoholismo: del uso al abuso. Morales i Torres. 2004.
DIEZ PEREZ, A.: Alteraciones óseas en el alcoholismo crónico. Universidad de Barcelona. Publicaciones y Ediciones. 1992.
ECHEBURUA ODRIOZOLA, E.: Abuso de alcohol. Editorial Síntesis. 2001.
ELZO, J.; et al..: Más allá del botellón: análisis socioantropológico del consumo de alcohol en los adolescentes y jóvenes. Madrid. Servicio de Documentación y Publicaciones. 2003.
ESPADA SANCHEZ, J. P.; et al.: Programa Saluda: prevención del abuso de alcohol y del consumo de drogas de síntesis. Ediciones Pirámide. 2003.
FLETCHER, A.M.: Cómo dejar el alcohol: nuevas soluciones para el problema de la bebida. Ediciones Paidós Ibérica. 2003.
FOSSAS, F.: Zumos y bebidas sin alcohol: naturales, refrescantes y con todas las vitaminas. RBA LIBROS. 1998.
FOSSAS, F.: Zumos y bebidas son alcohol. RBA LIBROS. 2000.
FRANCO MARTIN, M. A.; et al.: Lo que se ha de saber cobre el alcoholismo. Edintras. 1996.
FUENTES BLANCO, L.; et al.: Prevención de drogodependencias y alcoholismo en la adolescencia. Instituto Galego de Cooperación Iberoamericana. 2000.
GALAN LABACA, I.; et al.: Consumo de alcohol y efectos sobre la salud en la población adulta y juvenil de la Comunidad de Madrid. Madrid. Servicio de Documentación y Publicaciones. 2004.
GARCIA CALATAYUD, S.; et al.: Los adolescentes y el consumo de tabaco, alcohol y drogas ilegales. Cantabria. Consejería de Educación y Juventud. 2001.
GARCIA CIRUELA, E.: El alcoholismo como oferta a su entorno. Editorial Betania. 2001.
GARCIA-RODRIGUEZ, J. A.; et al.: Manual de estudios sobre el alcohol. Editorial Edaf. 2002.
GARRIDO JIMENEZ, L. F.; et. al.: Las bebidas: alcohol y bebidas alcohólicas: información para el profesor. Garrido Jiménez, Luis Fernando. 2005.
GIL CANO, M.: Cuentos con alcohol. Diputación Provincial de Cádiz. 2002.
GIRELA LOPEZ, E.: Nuevos mercados alcoholismo crónico: su aplicación medio laboral. Editorial Universidad de Granada. 1992.
GOMEZ MOYA, J.: El alcoholismo femenino: una perspectiva sociológica. Ediciones Octaedro. 2005.
GRADILLAS REGODON, V.: Los problemas del alcohol. Ediciones Aljibe. 2001.
HERNANDEZ BOADO, T.: El alcoholismo en la mujer. Fundación Salvador Seguí. 1992.
IRUARRIZAGA DIEZ, M. I.: Alteraciones neuropsicológicas en el alcoholismo y la politoxicomanía. Universidad Complutense de Madrid. Servicio de Publicaciones. 2003.
IZQUIERDO BALLESTEROS, J.; et al.: Estudio sobre hábitos y consumo de alcohol en la juventud de CAM. Madrid. Servicio de Documentación y Publicaciones. 1993.
JODRAL GUTIERREZ, V.: Alcoholismo ¿vicio ó enfermedad?: niños/as. Jodral Gutierrez, Victoria. 2001.
KESSEL, N.; et al.: Alcoholismo: cómo prevenirlo para evitar sus consecuencias. Ediciones Paidós Ibérica. 1991.
LACALLE REMIGIO, J. R.: Patrones consumo alcohol en provincia de Sevilla: resultados... Universidad de Sevilla. Secretariado de Publicaciones. 1993.
LLORCA RAMON, G.: Alcoholismo. Jarpyo Editores. 1995.
LOPE, V.: Tabaco, alcohol y otros consumos. Gobierno de Aragón. Centro del Libro de Aragón. 2002.
LOPEZ BLANCO, J. M.: Efectos del consumo crónico del alcohol y de la desnutrición en el páncreas de rata. Universidad de Barcelona. Publicaciones y Ediciones. 1994.
LORENZO LAGO, A.; et. al.: A técnica da prevención de recaídas no campo das conductas adictivas: resultados dunha experiencia de grupo aplicada na área do alcoholismo e drogodependencias en Galicia. Xunta de Galicia. 1994.
MADRID. SERVICIO DE EDUCACION SANITARIA Y PROMOCION DE LA SALUD.: Alcohol y salud. Madrid. Servicio de Documentación y Publicaciones. 1995.
MARTINEZ MEDINA, E.: Alcoholismo, curso de formación para monitores de grupos de enfermos y familiares. Publicep Libros Digitales. 2003.
MEANA MARTINEZ, J. J.; et al.: Nuevas interpretaciones y nuevos abordajes del alcoholismo, avances en la farmacología de drogodependencias. Universidad de Deusto. Departamento de Publicaciones. 2000.
MILLER, N. F.: Alcohol. Ediciones en Neurociencia. 1993.
MIRALLES BASSEDA, R.: Neuropatía autonómica en el alcoholismo crónico: evaluación de la función cardiovascular, pupilar y sudomotora. Universidad Autónoma de Barcelona. Servicio de Publicaciones. 1992.
MULIAR, D.: Bebidas sin alcohol para disfrutar al 100%. Editorial Everest. 2006.
NICOLAS ARFELIS, J. M.: Efectos del alcoholismo crónico sobre el sistema nervioso central. Universidad de Barcelona. Publicaciones y Ediciones. 1994.
OFFICE FOR SUBSTANCE ABUSE PREVENTION.: 10 pasos para axudar o seu fillo a dicir non o alcohol. Publicaciones Edex. 1995.
OLIVA DE LAS HERAS, J. M.: Papel del sistema opioide endógeno y dopaminérgico en la vulnerabilidad, dependencia y tratamiento de alcoholismo. Universidad Complutense de Madrid. Servicio de Publicaciones. 2005.
OLIVARES GORDILLO, D.: Actualización en drogodependencias, epidemiología, patología y tratamiento del alcoholismo. Formación Continuada Logos. 2002.
PADILLA DE LA VEGA, M. N.: Cuadernos de divulgación social: drogas legales: alcohol. Padilla De La Vega, María Nieves. 1999.
PEREZ DE LOS COBOS PERIS, J.; et al.: Alcoholismo y toxicomanías. Grupo Aula Médica. 1999.
PEREZ GRIERA, J.: Efecto del metabolismo del alcohol en el desarrollo de la cirrosis. Universidad de Barcelona. Publicaciones y Ediciones. 1990.
PEREZ I CALVO, R.M.: Tabac, alcohol i altres drogues. Columna Edicions, Llibres i Comunicació. 1996.
PERIS BERNAL, P.: Osteoporosis en el alcoholismo crónico. Universidad de Barcelona. Publicaciones y Ediciones. 1997.
PICASTOSTE MERINO, J.: Alcoholismo. Internacional de Ediciones y Publicaciones. 1995.
PICATOSTE, J.; et al.: Protocolo de atención ante problemas relacionados con el alcohol. Instituto Nacional de la Salud. Atención Primaria, Área 1 Madrid. 1997.
PINAZO DURAN, M. D.: Efectos exposición pre y postnatal al alcohol sobre desarrollo... Universidad de Valencia. Servicio de Publicaciones. 1992.
PONS DIEZ, J.: Factores de riesgo asociados al consumo al consumo abusivo de alcohol en la adolescencia. Universidad de Valencia. Servicio de Publicaciones. 1995.
PORTELLA, E.: El alcohol y su abuso: impacto socioeconómico. Editorial Médica Panamericana. 1998.
RAMOS CARBON, A.: Alcoholismo: mi vida, mi lucha, mi trabajo. Ediciones Soubriet. 2004.
RODES TEIXIDOR, J.; et. al.: Alcohol y enfermedad. Prous Science. 1990.
RODRIGUEZ HOLGUIN, M.S.: Utilización dos potenciais evocados na procura de marcadores de vulnerabilidade ao alcoholismo: delimitación de grupos de alto riesgo. Universidad de Santiago de Compostela. Servicio de Publicaciones e Intercambio Científico. 1997.
RODRIGUEZ-MARTOS DAUER, A.: Manejo de los problemas de alcohol en el ámbito laboral. Fundación de Ayuda contra la Drogadicción. 1998.
ROMAN PINA-FUSTER, R.: Embriaguez, alcoholismo y derecho penal. Editorial Bosch. 2000.
RUBIO VALLADOLID, G.; et al.: Guía práctica de intervención en el alcoholismo. Rubio Valladolid, Gabriel. 2000.
SAN ROMAN DE DIOS, M. V.; et.al.: Proyecto de prevención de drogodependencias: (alcohol y tabaco): actividades didácticas. Centro de Profesores de Alcobendas. 1995.
SANCHEZ CARREÑO, C.; et al.: Tabaquismo y alcoholismo en la escuela: orientaciones. Andalucía. Consejería de Educación y Ciencia. 1992.
SANCHEZ PARDO, L.; et al.: Estudio internacional sobre género, alcohol y cultura «Proyecto Genacis». Sociedad Española de Toxicomanía. 2004.
SANCHEZ TURET, M.: Enfermedad y problemas relacionados con el alcohol. Espaxa. Publicaciones Médicas. 1999.
SANTO-DOMINGO CARRASCO, J.: Consenso de la sociedad española de psiquiatría sobre alcoholismo y otras dependencias. Grupo Aula Médica. 2000.
SCHÜLLER PEREZ, A.: Alcohol y enfermedad. Ediciones de la Universidad Complutense de Madrid. 1991.
SECADES VILLA, R.: Alcoholismo juvenil: prevención y tratamiento. Ediciones Pirámide. 1998.
SEVA DIEZ, A.; et. al.: El alcoholismo, los pacientes alcohólicos, sus problemas específicos y su atención personal, familiar y social. Caja de Ahorros de la Inmaculada de Aragón. 1998.
SUEIRO DOMINGUEZ, E.; et al.: Malos tragos, xuventude, alcohol e publicidade. Ayuntamiento de Ourense. Consejería de Sanidad. 1999.
TARELA, R.: Alcoholismo, un desafio para la iglesia. Editorial Clie. 2001.
TORRES IGLESIAS, A. J.: Consumo de alcohol y otras drogas y conducta de enfermedad en adolescentes. Universidad de Santiago de Compostela. 1997.
VALBUENA BRIONES, A.: Toxicomanías y alcoholismo: problemas médicos y psiquiátricos. Masson. 1993.
VAQUERA ORTE, J.: El alcoholismo como problema de salud. Universidad de León. Secretariado de Publicaciones y Medios Audiovisuales. 1994.
VARO, J. R.: Trastornos por uso de alcohol: revisión y aspectos actuales. Gobierno de Navarra. Fondo de Publicaciones. 1993.
VEGA FUENTE, A.: Cómo educar sobre el alcohol en las escuelas. Amarú Ediciones. 1998.
VERJANO DIAZ, F.; et al.: Alcohol: hablemos: una puerta de salida. Ediciones Díaz de Santos. 2001.
VV. AA.: 10 pasos para ayuda a sus hijos/as a afrontar el desafio del alcohol y las demás drogas. Publicaciones Edex. 2005.
VV. AA.: 10 pasos que ayudarán a su hijo a decir no al alcohol. Publicaciones Edex. 1996.
VV. AA.: Abordaje de problemas asociados al alcoholismo. Publicaciones Edex. 1993.
VV. AA.: Abordaje de problemas asociados al alcoholismo: manual del tutor. Publicaciones Edex. 1993.
VV. AA.: Actuar es posible: el profesional de atención primaria de salud ante los problemas derivados del consumo de alcohol. Ministerio del Interior. Secretaría General Técnica. 1994.
VV. AA.: Alcohol & salud laboral: lugar de trabajo libre de drogas. Publicaciones Edex. 2002.
VV. AA.: Alcohol y juventud. Ministerio de Sanidad y Consumo. Centro de Publicaciones. 1995.
VV. AA.: Alcohol y tabaco: siempre caen mal. Fundación de Ayuda contra la Drogadicción. 1996.
VV. AA.: Alcohol, salud y juventud. Universidad del País Vasco. Servicio Editorial. 1999.
VV. AA.: Alcoholismo juvenil: reflexiones y sugerencias de actuación ante una realidad contrastada. Universidad de Deusto. Departamento de Publicaciones. 1994.
VV. AA.: Alcoholismo y otras drogodependencias. Castilla y León. Consejería de Educación y Cultura. 1990.
VV. AA.: Alcoholismo, veinte años rehabilitando. Centro de Alcohólicos Rehabilitados San Jorge. 2000.
VV. AA.: Alcoholismo: bases para la intervención. Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha. 2001.
VV. AA.: Catálogo en relación con «campañas de prevención sobre alcohol». Ministerio de Sanidad y Consumo. Centro de Publicaciones. 1995.
VV. AA.: Consenso de la Sociedad Española de Psiquiatría sobre diagnóstico y tratamiento del alcoholismo y otras adicciones: octubre 2003. EUROMEDICE Ediciones Médicas. 2003.
VV. AA.: Consumo de alcohol y tabaco en adolescentes. Margallo Toral, Rafael. 1994.
VV. AA.: Cultura del alcohol adultos de CAM. Madrid. Servicio de Documentación y Publicaciones. 1994.
VV. AA.: Curso de especialista en alcoholismo. Fundación de Ayuda contra la Drogadicción. 2001.
VV. AA.: Curso sobre alcoholismo y drogodependencias: manual del alumno. Fundación de Ayuda contra la Drogadicción. 1998.
VV. AA.: Depresión, alcoholismo y drogodependencias. Jarpyo Editores. 1996.
VV. AA.: El alcoholismo a lo claro. Editorial Popular. 1991.
VV. AA.: Evaluación de algunas estrategias para el control del alcoholismo. Instituto de Salud Carlos III. 2002.
VV. AA.: Guía de referencia rápida para abordar el abuso del alcohol. Semfyc Ediciones. 2005.
VV. AA.: Guía para los padres sobre alcoholismo y abuso de drogas. Publicaciones Edex. 1992.
VV. AA.: Historia del alcohol y del alcoholismo. Valencia. (Comunidad Autónoma). 2004.
VV. AA.: II Concurso de redacción sobre el alcoholismo, 1998: trabajos premiados. Asociación de Ex-Alcohólicos de Ferrolterra. 1999.
VV. AA.: La cultura del alcohol en los adultos de la Comunidad de Madrid. Madrid. Servicio de Documentación y Publicaciones. 1995.
VV. AA.: Manual para la atención al alcoholismo desde centros específicos. Fundación de Ayuda contra la Drogadicción. 1994.
VV. AA.: Manual, S.E.T. de alcoholismo. Editorial Médica Panamericana. 2003.
VV. AA.: Prevención consumo de alcohol y tabaco. Castilla-La Mancha. Junta de Comunidades. Servicio de Publicaciones. 1992.
VV. AA.: Prevención de tabaco y alcohol: guía didáctica. Ministerio de Educación y Ciencia. Subdirección General de Información y Publicaciones. 1999.
VV. AA.: Prevención del consumo de alcohol en él ámbito familiar: manual del animador. Fundación de Ayuda contra la Drogadicción. 1999.
VV. AA.: Problemas por el alcohol en la familia. Ediciones Gráficas Delos. 1999.
VV. AA.: Problemas relacionados con el consumo de alcohol. Andalucía. Consejería de Empleo y Desarrollo Tecnológico. 1995.
VV. AA.: Programa de prevención del consumo de alcohol en el ámbito familiar. Fundación de Ayuda contra la Drogadicción. 1999.
VV. AA.: Programa municipal de prevención del alcoholismo: guías para padres. Fundación de Ayuda contra la Drogadicción. 1995.
VV. AA.: Respuesta comunitaria a los problemas relacionados con el alcohol. Ministerio de Sanidad y Consumo. Centro de Publicaciones. 1991.
VV. AA.: Trabajar sin alcohol. Asociación para la Prevención de Accidentes. 2000.
WALJI, H.: Alcohol, tabaco y tranquilizantes. Plaza & Janes Editores. 1995.
ZUPIRIA GOROSTIDI, X.: Consumo de alcohol en jóvenes de la Universidad del País Vasco. Servicio Editorial. 2000.

Compártelo en:


Síguenos en: Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en YouTube Siguenos en Tumblr Siguenos en Pinterest Siguenos en Linkedin Siguenos en Blogger




ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

Formacion a Distancia y Permanente de Educadores/as

formacionadistancia@yahoo.es
http://animacion.synthasite.com


Apartado 3049 -36205 VIGO - España

Tfno/Fax.: 986-25 38 66 / Movil: 677-52 37 07 / 615-38 30 03


tienda de regalos para bodas, bautizos, comuniones
Tienda de regalos para bodas, bautizos, comuniones