Discapacidad Intelectual

Curso Discapacidad Intelectual

DEFICIENCIAS, DISCAPACIDAD Y MINUSVALÍA

La marginación es un fenómeno social. A lo largo de la historia humana, la discapacidad, en sus diversas manifestaciones ha sido objeto de discriminación. El Minusválido se siente marginado porque no disfruta de igualdad de oportunidades para el acceso a la educación, al trabajo, a la vivienda, al transporte público, a la vida diaria, etc. Todos ellos son derechos que sin embargo, nuestra Constitución les reconoce. La sociedad en su conjunto y cada uno en la medida de sus posibilidades sociales, tiene que poner todos los medios para erradicar marginación e injusticia.

 El aumento de este número puede atribuírsele a muchas causas entre las que se encuentran:

- Proporción elevada de familias sobrecargadas, empobrecidas, hacinadas, en malas condiciones de vida.
- Poblaciones con elevado porcentaje de analfabetismo y de conocimientos sobre las discapacidad, prevención, tratamiento, lo que trae discriminación, estigmas, ideas erróneas...
- Programas inadecuados de asistencia y servicios
- Obstáculos como distancias, barreras arquitectónicas.
- Situación deficiente de asistencia social, sanitaria, educación, formación o empleo.

DEFINICIÓN:

A menudo suele referirse a la discapacidad como deficiencia o minusvalía. Sin embargo existe diferencia entre estos términos. La Organización Mundial de la Salud en el contexto de la experiencia en materia de salud, establece la distinción siguiente entre deficiencia, discapacidad y minusvalía:

* Deficiencia: «Toda pérdida o anormalidad de una estructura o función psicológica, fisiológica o anatómica».

Una deficiencia es toda pérdida o anormalidad de una estructura o función psicológica, fisiológica o anatómica que pueden ser temporales o permanentes, entre las que se incluyen la existencia o aparición de una anomalía, defecto o pérdida producida en un miembro, órgano, tejido u otra estructura del cuerpo humano, así como también los sistemas propios de la función mental. Esta definición hace referencia a las anormalidades de la estructura corporal y de la apariencia, y a la función de un órgano o sistema, cualquiera que sea su causa; en principio, las deficiencias representan trastornos a nivel de órgano.

* Discapacidad (disability): «Toda restricción o ausencia (debido a una deficiencia) de la capacidad de realizar una actividad en la forma o dentro del margen que se considera normal para un ser humano». La discapacidad no es una enfermedad sino cualquier restricción o ausencia de la capacidad física, intelectual o sensorial y también se le considera una dolencia que requiere de atención médica o una enfermedad mental que puede ser de carácter transitorio o permanente. Puede clasificarse en tres tipos: Neuromotora (parálisis cerebral, distrofia músculo-esquelética, etc.), sensorial (problemas del lenguaje, sordera, debilidad visual y ceguera) y mental.

Es la restricción o pérdida de la habilidad para desarrollar una acción o actividad en una forma considerada normal para las personas. Es una alteración física o mental que supone un obstáculo o dificultad para realizar algunas de las actividades humanas.

La discapacidad se caracteriza por excesos o insuficiencias en el desempeño y comportamiento en una actividad rutinaria y normal, las cuales pueden ser temporales o permanentes, reversibles o irreversibles, progresivas o regresivas. Siguiendo con la definición de la OMS, la discapacidad tiene que ver con aquellas actividades y comportamientos que son aceptados, por lo general, como elementos esenciales de la vida cotidiana.
 
Una discapacidad es toda restricción o ausencia (debida a una deficiencia) de la capacidad de realizar una actividad en la forma o dentro del margen que se considera normal para un ser humano. Deberíamos por tanto hablar de personas con discapacidad y nunca de discapacitados.

Se incluyen tanto las que tienen que ver con operaciones elementales necesarias (percepción, manipulación o relación con el entorno),que estarían ligadas con las características intrínsecas de la deficiencia que se padece, como las relacionadas con comportamientos, actividades o tareas complejas, que estarían relacionadas no sólo con la deficiencia sufrida, sino también con las características del entorno donde se relaciona la persona.

* Minusvalía: «Situación desventajosa para un individuo determinado, consecuencia de una deficiencia o de una discapacidad, que limita o impide el desempeño de un rol que es normal en su caso, en función de la edad, sexo, factores sociales y culturales».

La minusvalía esta en función de la relación entre las personas con discapacidad y su ambiente. Ocurre cuando dichas personas se enfrentan a barreras culturales, físicas y sociales, que les impiden el acceso a los diversos sistemas de la sociedad que están a disposición de los demás ciudadanos.

Sería por tanto, la pérdida o la limitación de las oportunidades de participar en la vida de la comunidad en igualdad con los demás.
 
Las personas con discapacidad no forman un grupo homogéneo. Por ejemplo, las personas con enfermedades o deficiencias mentales, visuales, auditivas o del habla, las que tienen movilidad... todas ellas se enfrentan a barreras diferentes, de índole diferente y que han de superarse de maneras diferentes.

Es toda persona con limitaciones para realizar por sí misma las actividades necesarias para su normal desempeño físico, mental, social, ocupacional y económico, limitación que pudo provocarse por enfermedad, nacimiento o accidente.

Una minusvalía, es una situación desventajosa para un individuo determinado, consecuencia de una deficiencia o de una discapacidad, que limita o impide el desempeño de un rol que es normal en su caso (en función de su edad, sexo y factores sociales y culturales). Pero la minusvalía no sólo se produce por la desventaja que tiene una persona, a la hora de cumplir un rol o llevar a cabo una acción, debida a una deficiencia y discapacidad. También se produce por la respuesta de la sociedad hacia la situación de dicha persona y la sociedad responde de distinta manera según las deficiencias sean visibles o invisibles y las desventajas graves o ligeras.

Se ha clasificado de diversas maneras a la discapacidad, tal vez la mas completa sea la que las divide en mental, sensorial, motora y visceral:

- Mental: Es la que sufre toda persona que tiene una disminución de sus facultades mentales o intelectuales.
- Sensorial: Es la privación o disminución de alguno de sus sentidos
- Motora: Es la disminución motriz, que le impide manejar su cuerpo con total autonomía.
- Visceral: Es la deficiencia en su aparato físico, que ocasiona la imposibilidad de desarrollar sus capacidades con total normalidad por ejemplo una persona diabética.

La importancia del problema de la persona con desventaja no está, necesariamente, en relación directa con la gravedad de la discapacidad o afección, sino con las dificultades de todo orden que esta discapacidad crea en cada individuo en particular. La misma discapacidad puede producir desventajas muy diferentes, desde el punto de vista laboral, no así del humano y del psicosocial, en dos individuos según sus circunstancias.

No toda deficiencia debe comportar una discapacidad, ni toda persona con deficiencia o discapacidad se encuentra forzosamente en una situación de desventaja (minusvalía). La minusvalía representa la socialización de una deficiencia o discapacidad, reflejando las consecuencias de tipo cultural, social, económico o ambiental. En la medida en que estas consecuencias no aparezcan no existiría una situación de minusvalía.

 

ACTITUDES HACIA LA PERSONA CON DISCAPACIDAD:

Actitud:

En su acepción latina «Attitudine» tiene dos raíces (o dos vertientes): «apto» y «acto». La primera, relacionada con propiedad «se es apto», «se posee algo» y la segunda con «acto», «postura», «acción». Pero más atrás las dos raíces de ACT y APT son originarias del sánscrito de la raíz «ag», significando «hacer» o «acto». La raíz «ag» lleva en sí el motor o la forma del ACT y del APT y, de hecho, es el soporte del concepto presente de la relación entre el acto y los componentes subyacentes de la «aptitud» del sujeto.

Las actitudes son conceptos descriptivos que se infieren a partir de la observación de la conducta, por lo que no son por sí mismas directamente observables o medidas.

Las actitudes son consideradas como una predisposición a clasificar los objetos y el grado de reacción ante estos y su consistencia evaluativa. Las actitudes son constructos hipotéticos (son inferidos pero no objetivamente observables). El término actitud fue introducido en el ámbito de la Psicología Social por Thomas y Znaniecki (1918) con el objeto de explicar las diferencias conductuales.
 
Se puede considerar que el problema de las actitudes negativas hacia estas personas está en que la sociedad que valora en exceso la belleza, la inteligencia y la capacidad de ganar dinero y en consecuencia, se rechaza a las personas que no son inteligentes, ni bellas y que no ganan dinero, por ello los cambios no logran cambiar los prejuicios de la mayoría de las personas. Es así que debemos modificar los valores y actitudes que subyacen. La discriminación hacia estas personas es un mal mundial, que no distingue raza, nación ni religión. El temor a lo «distinto» genera rechazo, y por ende exclusión social.

Algunas de las principales apreciaciones y definiciones dadas al concepto de actitud han sido variadas y distintas. Una selección de las más destacadas podría ser:

- Thomas y Znaniecki (1918): «Es una tendencia a la acción».
- Thurstone (1928): «Es la suma de las inclinaciones, sentimientos, prejuicios, sesgos, ideas preconcebidas, miedos, amenazas y convicciones acerca de un determinado asunto».
- Sherif y Cantril (1945): «Es un estado funcional de disposición».
- L. Doob (1947): «Es una respuesta implícita, capaz de producir tensión, considerada socialmente significativa en el entorno social del individuo».
- I. Chein (1948): «Es una disposición a evaluar de determinada manera ciertos objetos, acciones y situaciones».
- Krech y Krutchfield (1948): «Es un sistema estable de evaluaciones positivas o negativas, sentimientos, emociones y tendencias de acción favorables o desfavorables respecto a objetos sociales».
- Katz y Stottland (1959): «Es la tendencia o predisposición a evaluar».
- Newcomb (1959): «es una forma de ver algo con agrado o desagrado».
- Sarnoff (1960): «es una disposición a reaccionar de forma favorable o desfavorable».
- Secord y Backman (1964): «Son ciertas regularidades en los sentimientos, pensamientos y predisposiciones a actuar respecto a algún aspecto del entorno».
- Sherif y Sherif (1965): «Son las posiciones que la persona adopta y aprueba respecto a objetos, asuntos controvertidos, personas, grupos o instituciones».
- Jones y Gerar (1967): «Es la resultante de la combinación de una creencia y un valor importante».
- Rokeach (1968): «Es una organización, relativamente estable, de creencias acerca de un objeto o situación que predispone al sujeto para responder preferentemente en un determinado sentido».
- Triandis (1971): «Es una idea cargada de emotividad que predispone a una clase de acciones ante una clase particular de situaciones sociales».
- Rodriguez, A. (1978) en su «Psicología Social» dice que la actitud «Es la organización duradera de creencias y cogniciones en general, dotadas de carga afectiva en favor o en contra de un objeto social definido, que predispone a una acción coherente con las cogniciones y afectos relativos a dicho objeto».
- Fazio y Roskos-Ewoldsen (1994): «Son asociaciones entre objetos actitudinales (prácticamente cualquier espectro del mundo social) y las evaluaciones de estos objetos».

Son aprendidas gradualmente a través de la experiencia. Este proceso de aprendizaje comienza en el seno de la familia. Es la predisposición a responder de una manera consistente ante una clase de estímulos con un tipo de respuestas.

Diferencias:

- Por rasgo se entiende la «disposición generalizada y estable que mueve el sujeto a determinadas respuestas o conductas». En realidad toda actitud es rasgo pero no todo rasgo es una actitud porque el rasgo tiene un carácter estático mientras que toda actitud es dinámica, operativa y flexible.


- Valor: «Es una meta o un fin transituacional que expresa los intereses relativos a un tipo de motivación (poder, seguridad, hedonismo, etc.,) y que son evaluados según su importancia respecto a los principios que guían la vida de una persona» (Schwartz y Sagiv, 1990).

Una distinción importante es la establecida por Rokeach (1973) entre lo que denominó valores terminales e instrumentales. Los valores terminales expresan una meta final, un objetivo en la vida, como puede ser la felicidad, la salvación, el éxito... Pero para conseguir estas metas existen otros valores en nuestra vida diaria que dan cuenta de la forma en que pueden y/o deben conseguirse aquellos. Un ejemplo de valor instrumental es la honestidad.

- También se diferencia con la opinión ya que ésta es una manifestación más especifica que la actitud y es un juicio general sobre un objeto que no implica necesariamente componentes afectivos o conductuales. La opinión es la manifestación verbal de una actitud, como cuando digo «intento respetar mi entorno no tirando papeles al suelo».

- Creencia: Más cercano al campo de los hechos y por tanto más fácil de cambiar que los valores, las creencias aluden a lo que tiene que ver con el conocimiento y con la información que las personas disponemos con respecto a una cosa, sea más concreta o más general. Nos referimos, por ejemplo, a la creencia respecto a los efectos que nuestro comportamiento puede originar en el entorno.

- La disposición conduce a la actitud, pero todavía no lo es. La disposición es consecuencia de la repetición de varios actos, pero la actitud es más segura y firme al provenir de varias aptitudes y hábitos.

- La aptitud se diferencia de actitud en que, la aptitud es producto de la integración de varias disposiciones, la actitud ha logrado una mayor consistencia y estabilidad al ser producto de la integración de varias aptitudes. Esto le da un mayor rango y operatividad.

- Los hábitos son disposiciones que facilitan la acción, pero las actitudes presentan mayor estabilidad y, eficacia porque integran y conjugan a varios hábitos y aptitudes.

En un intento globalizador, Rodrigues (1967) afirma que una actitud es «una organización duradera de creencias y cogniciones en general, dotadas de una carga afectiva en favor o en contra de un objeto social definido, que predispone a una acción coherente con las cogniciones y afectos relativos a dicho objeto».

Características:

- La actitud es una predisposición.
- Es un principio de organización de los comportamientos en relación con un objeto o situación.
- Actúa sobre el estímulo con un papel motor constituyéndose con relación al objeto.
- Estabilidad, consistencia y perfectibilidad. Perdurabilidad, resistencia al cambio.
- Su componente es básicamente intelectivo y afectivo casi en idéntica proporción. Toda actitud constituye una elección, un tomar partido entre una u otra opción estimulada por los procesos afectivos, los deseos y demás motivos que instan al sujeto a pasar a la acción.
- Los hábitos adquiridos con la educación recibida tienen siempre mucha mayor fuerza.
- Determinan en buena medida el comportamiento, ya que son hábitos operativos que conducen a la acción.
- Poder de generalización.
- La valencia: La valencia o dirección refleja el signo de la actitud. Se puede estar a favor o en contra de algo. En principio, estar a favor o en contra de algo viene dado por la valoración emocional, propia del componente afectivo. El componente cognoscitivo intervendrá en las razones de apoyo hacia una u otra dirección. El conativo adoptará, en congruencia, la dirección ya prevista hacia el acto.
- La intensidad: La intensidad se refiere a la fuerza con que se impone una determinada dirección. Se puede ser más o menos hostil o favorable a algo, se puede estar más o menos de acuerdo con algo. La intensidad es el grado con que se manifiesta una actitud determinada.
- La consistencia: La consistencia es el grado de relación que guardan entre sí los distintos componentes de la actitud. Si los tres componentes están acordes la consistencia de la actitud será máxima. Si lo que sabes, sientes y haces o, presumiblemente harías, están de acuerdo, la actitud adquiere categoría máxima de consistencia.

Posturas:

Las definiciones de actitud se generan en torno a dos posturas, los defensores de los modelos unidimensionales y de los modelos multidimensionales.

Entorno a esta última postura surge que las actitudes están constituidas por un triple componente:

- Afectivo: Sentimientos evaluativos de agrado o desagrado: El componente afectivo sería la emotividad que impregna los juicios. La valoración emocional, positiva o negativa, acompaña a las categorías asociándolas a lo agradable o a lo desagradable. Una actitud estará muy en relación con las vivencias afectivas y sentimientos de nuestra vida. Las actitudes están dotadas de una predisposición o carga afectiva favorable o desfavorable (elemento evaluativo o afectivo).

Las opiniones y las creencias muchas veces se interpreten en una actitud, provocando un efecto positivo o negativo en relación a un objeto y creando una predisposición a la acción; no necesariamente se encuentran impregnadas de una connotación afectiva.

La valoración cognoscitiva-emocional positiva o negativa se refiere al grado de expectativa agradable o desagradable, o al grado de acercamiento entre el gustar o no gustar.

- Cognoscitivo: Opiniones e ideas acerca del objeto: El componente cognoscitivo o es la idea, la categoría utilizada, al pensar valorada cognoscitivamente, y a él pertenecen primordialmente los conjuntos de opiniones, las categorías, los atributos, los conceptos. El componente cognoscitivo se encuentra definido por la categorización de la información El contenido de las categorías se ve muy influido por la cultura. Las actitudes son un conjunto organizado y duradero de convicciones o creencias (elemento cognitivo).

- Conductuales: Tendencias de acción. El componente conativo o de acción es aquel en el que, cuando el individuo cree o piensa una determinada cosa, siente una vivencia positiva/negativa hacia la misma, actúa de una manera determinada ante ese objeto. La actitud es la inclinación o predisposición a actuar de un modo determinado. Las actitudes guían la conducta de la persona respecto a un determinado objeto social (elemento conductual).
 
La disposición a favor o en contra del objeto de la actitud (elemento afectivo o evaluativo) es considerada por muchos autores lo más característico y propio de las actitudes, que las sitúa en el ámbito de los valores, las dota de capacidad para orientar la conducta de las personas y sugiere las connotaciones ideológicas; es decir, hace de las actitudes un constructo con connotaciones de motivación o guía de la conducta de las personas.

A este modelo se le conoce con el nombre de Modelo de Actitudes de Tres Componentes, muy difundido, aunque también es cuestionado fundamentalmente por la dificultad de ser contrastado empíricamente y que por tanto la conceptualización de las actitudes debe realizarse desde un modelo unidimensional.
 
En contra del modelo tripartito afirman que los tres factores, afectivo, cognitivo y comportamental, podrían estar desconectados lo que llevaría a distinguir entre:

* Las actitudes representan las emociones respecto al objeto de actitud, es decir, la evaluación positiva o negativa que se hace acerca de ese objeto.
* Las creencias se refieren a las opiniones emitidas acerca del objeto de actitud.
* La conducta o intenciones conductuales se relacionan con la predisposición para cierta clase de acción, esto es, la disposición a comportarse de una forma especial con respecto a un objeto determinado de actitud.

Formación:

Las actitudes pueden formarse a través del conocimiento o ser una síntesis entre la experiencia individual (fundamentalmente la experiencia de sus necesidades de todo orden y expectativas) y el medio social en el que está inmerso el sujeto.

Conforme este esquema, a las necesidades y expectativas básicas del sujeto responde el medio social satisfaciéndolas en una determinada dirección y con ello prefijando las actitudes que el sujeto se verá obligado a interiorizar progresivamente para acomodar su sistema de adaptación con las necesidades y expectativas que la sociedad tiene de él.

De este modo las actitudes son síntesis selectivas y simplificadas de las informaciones del medio producidas por la conjunción de la adaptación de los valores sociales con las valoraciones personales. En este sentido son muchos los canales a través de los cuales esta influencia se produce como la familia, escuela, los amigos, los medios de comunicación...
 
Johnson y Johnson definen:

- Actitud positiva-apropiada: Es aquella que promueve la capacidad para llevar a cabo transacciones con el entorno que desemboquen en el mantenimiento de uno mismo, el crecimiento y mejora.

Origina conductas y sentimientos de satisfacción y alegría.

- Actitud negativa-inapropiada: Es aquella que da lugar a una vida problemática, debido a la disminución de las habilidades para el mantenimiento de uno mismo, para el desarrollo de formas de vida constructivas y saludables y para el crecimiento como persona.

Origina comportamientos autodestructivos y sentimientos de ira, ansiedad o culpa.

Las actitudes negativas hacia personas con discapacidad correlacionan positivamente con la tendencia a los prejuicios que todos tenemos.

Las investigaciones han encontrado resultados variados en la formación de las actitudes negativas:

- Razones socioculturales-psicológicas: Están asociadas a los valores sociales y culturales del énfasis en la apariencia. Las normas sociales asocian un estatus degradante al hecho de ser una persona con discapacidad. Esta degradación puede deberse a la desviación social de todo lo que es diferente, al estigma que ello supone o a la equiparación al grupo de las minorías étnicas, raciales o religiosas incluidos dentro de un grupo marginal.
- Razones cognitivas: La interacción con personas con discapacidad de incluiría dentro de lo no-familiar rompiendo las reglas de la interacción social acostumbradas.
- Razones afectivas: Reacciones emocionales de culpa y ansiedad por la preocupación hacia la imagen corporal de uno ante la presencia de una persona con discapacidad, por el sentimiento de que podría ocurrirle a uno mismo.

Funciones:

- Conocimiento: Nos ayudan a entender el mundo que nos rodea y nuestras relaciones, organizando el entorno con claridad. En la medida en que sean injustificadas actuaremos de forma inapropiada.
- Ego-defensiva: Nos sirve para proteger nuestra autoestima o autoimagen.
- Expresión de valores: Nos ayudan a expresar los valores.
- Ejercen una gran influencia en la conducta: Actuaremos según nuestras actitudes.
- Implicaciones que tiene con las personas con discapacidad: Las actitudes que se muestran hacia las personas con discapacidad les afecta en: 

A. Relaciones con sus iguales: Influye en el desarrollo de su autoestima y autoconcepto y en el grado de participación e integración del individuo mediante la realización de las actividades y en sus experiencias. Influye en gran medida durante los años escolares y su importancia aumenta con la edad.
B. Interacción con profesionales ya que influyen en sus vidas y tiene un gran impacto en el proceso de adaptación.

Los profesionales más destacados son:

- Profesorado: La existencia de actitudes positivas va a depender del grado de competencia para trabajar con estos alumnos. También del adecuado entendimiento de la naturaleza del problema y de los métodos apropiados estando más capacitado para la enseñanza con ellos. Un mayor conocimiento lleva a una mayor comprensión y unas actitudes más realistas. En esta influencia afectan variables relacionadas con el profesor, con el entorno escolar y con el niño. Algunas investigaciones hablan de un sentimiento de falta de preparación del profesor para integrar con éxito a alumnos con necesidades educativas especiales, miedo a afrontar las necesidades adicionales y la preocupación de no atender adecuadamente al resto de los alumnos.

- Trabajadores de salud mental: Asocian significados más negativos hacia chicos etiquetados como retraso mental que aquellos clasificados con perturbaciones emocionales o similares:

* El personal auxiliar presenta actitudes más autoritarias y restrictivas hacia las personas con trastorno mental. Aquí se incluiría el personal que trabaja con personas con discapacidad físico a pesar de que el contacto personal estrecho debería llevar a actitudes positivas.
* Enfermeras y médicos no psiquiatras se caracterizan por un patrón de bajo autoritarismo y alta benevolencia.
* Psicólogos y trabajadores sociales se interesan por las causas interpersonales con bajas puntuaciones en autoritarismo.

C. En su relación con los demás: Las actitudes negativas de la sociedad hacia estas personas supone un obstáculo para sus vidas. Las personas con discapacidad están incluidas en la tendencia general de discriminar a grupos minoritarios, siendo víctimas de marginación y prejuicios. Las actitudes de la población en general parecen estar basadas en estereotipos y etiquetas. Existe una gran ignorancia hacia las personas con discapacidad donde el único referente es una imagen estereotipada. Un mayor contacto no implica necesariamente una actitud positiva sino que más bien parece que actuamos en este tema según la «profecía autocumplida», es decir, la percepción o estereotipos que tenemos nos llevan a actuar de una determinada manera, lo que reforzaría la percepción inicial.

Creencias erróneas:

Según distintos estudios e investigaciones se puede decir que existen creencias erróneas en cuanto a las actitudes hacia las personas con discapacidad:

- «Las actitudes de los otros tienen gran poder y ejercen efectos negativos en la conducta de la persona con discapacidad»: Las actitudes y expectativas influyan en el comportamiento pero este efecto se produce sólo en circunstancias muy especiales.
- «Las actitudes hacia las personas con discapacidad son negativas»: Parece que las actitudes están influenciadas por el grado y clase de discapacidad, situación interpersonal, características tanto de la persona con discapacidad como la que no.
- «Las personas con discapacidad tienen bajo autoconcepto»: Esto no tiene por qué ser así ya que ante el fracaso y rechazo las personas podemos menospreciar la experiencia o adecuación de los juicios o bien alejarnos de la fuente de la que nos llegan esas evaluaciones negativas.
- «Los profesionales que trabajan con personas con discapacidad tienen actitudes favorables»: Es inapropiado generalizar actitudes según el rol que desempeña.

 

La discapacidad está con demasiada frecuencia sometida a omisiones y sesgos que expresan y fomentan prejuicios y estereotipos que mantienen y alientan actitudes negativas injustas. Las estrategia para la integración social requiere promover y desarrollar actitudes y habilidades personales útiles para una convivencia gratificante, y descubrir y reforzar ocasiones para esta convivencia.

Para lograr actitudes favorables hacia una convivencia social positiva, es preciso defender valores y prácticas solidarias, y luchar contra toda forma de intransigencia, sea cual sea.

Los cambios de actitud en la sociedad son producto de procesos muy largos, pero ante la magnitud y las repercusiones que representan para la sociedad las discapacidades se debe iniciar un largo camino donde es necesario privilegiar los aspectos de prevención, hacer una amplia difusión de los centros de rehabilitación, intervenir directamente con las familias de las personas con discapacidad, fomentar el autocuidado de la salud y sobre todo de nuestra integridad física, no solo por que afecta este fenómeno a casi la mitad de la población sino por que todos estamos en riesgo de padecerlas.

 

 

Discapacidad Intelectual Discriminacion a personas con discapacidad Discapacidad Intelectual: Dinámica IMAGINA

Curso a distancia toda España:

MONITOR ESPECIALIZADO EN INTEGRACION DE PERSONAS CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL EN EL TIEMPO LIBRE

Duración: 100 horas

Diploma acreditativo

 

 

Programa: 

 

U. D. 1. AREA DE REFERENCIA

 

1. Personas con discapacidad intelectual. Introducción.

 

2. El entorno de las personas con discapacidad intelectual.

 

3. La sexualidad de las personas con discapacidad intelectual.

 

4. Aspectos médicos.

 

5. Cuestiones legales.
 

 

U. D. 2. AREA PSICOPEDAGÓGICA Y ORGANIZATIVA

 

1. Peculiaridades del ocio y tiempo libre de las personas con discapacidad intelectual.

 

2. Modelos de educación especial aplicados al tiempo libre.

 

3. Animación y modificación de conducta.

 

4. Planificación educativa en el tiempo libre.

 

5. El trabajo con la comunidad.

 

 

U. D. 3. AREA DE TÉCNICAS Y RECURSOS

 

1. Adaptación de juegos.

 

2. Danzas y canciones. Adaptación.

 

3. Talleres creativos de integración.

 

4. Deportes y personas con discapacidad intelectual.

 

5. Organización de unas Colonias de Integración.

 

6. Preparando las vacaciones.

 

 

U. D. 4. INICIATIVAS Y RECURSOS EN LA RED EN TORNO AL MOVIMIENTO ASOCIATIVO EN EL AMBITO DE LA DISCAPACIDAD.

 

1. Internet como recurso en el sector de la discapacidad.

 

2. Iniciativas en la red. El movimiento asociativo.

 

2.1. Organizaciones del Sector de la Discapacidad Visual.

 

2.2. Organizaciones del Sector de la Discapacidad Auditiva.

 

2.3. Organizaciones del Sector de la Sordoceguera.

 

2.4. Organizaciones del Sector de la Discapacidad Física y Orgánica.

 

2.5. Organizaciones del Sector de la Discapacidad Intelectual.

 

2.6. Organizaciones del Síndrome de Down.

 

2.7. Organizaciones de Personas con Trastornos Generalizados del Desarrollo.

 

2.8. Organizaciones de Personas con Parálisis Cerebral y Afines.

 

2.9. Organizaciones del Sector de las Enfermedades Neuromusculares.

 

2.10. Organizaciones de Personas con Espina Bífida.

 

2.11. Organizaciones de Personas con Enfermedades Raras.

 

2.12. Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERM).

 

2.13. Otras iniciativas en la atención a las personas con discapacidad.

 

Bibliografía.

 

 

Evaluacion:

- Un Cuestionario de Evaluación de 34 preguntas sobre el Manual del Curso.

 

FICHA DE MATRICULA para cualquier curso


Solicitar mas informacion

 

Guia Didáctica curso Monitor en integración de personas con Discapacidad Intelectual en el Tiempo Libre

Compártelo en:


Síguenos en: Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en YouTube Siguenos en Tumblr Siguenos en Pinterest Siguenos en Linkedin Siguenos en Blogger




ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

Formacion a Distancia y Permanente de Educadores/as

formacionadistancia@yahoo.es
http://animacion.synthasite.com


Apartado 3049 -36205 VIGO - España

Tfno/Fax.: 986-25 38 66 / Movil: 677-52 37 07 / 615-38 30 03


tienda de regalos para bodas, bautizos, comuniones
Tienda de regalos para bodas, bautizos, comuniones