Violencia escolar

curso bullying, violencia escolar

El abuso y malos tratos entre compañeros suele estar relacionado en ocasiones con la educación de valores, tales como la justicia, la solidaridad, etc., por lo que debe replantearse una intervención colectiva y global, que sirve para todo el centro, desde el Plan de Acción tutorial que esté aplicando, propiciando debates y mediante la utilización de diferentes técnicas de grupo (torbellino de ideas, Phillips 6/6, role playing, etc.), que hagan reflexionar a los alumnos sobre estos temas.

Ante los casos concretos y puntuales de malos tratos y abusos entre compañeros, conviene intervenir de inmediato una vez que se conozca toda la situación. Los profesores-tutores mantendrán entrevistas individuales con el agredido y el agresor o agresores, para poder esclarecer el problema, y después adoptar una actitud de intervención directa y mediación en el conflicto para ayudar a superarlo. Desde la acción tutorial, se puede solicitar la colaboración del resto del alumnado, pues es evidente que tanto la víctima como el agresor tienen dificultades para desarrollar relaciones satisfactorias con los demás, ya sea por desempeñar roles de prepotencia, por un lado, e indefensión y falta de autoestima, por otro. A la víctima se le puede enseñar estrategias de habilidades sociales y técnicas para el desarrollo de una conducta asertiva. Estas respuestas asertivas, que aprende el alumno, le ayudarán a defender sus derechos en casos de agresiones e intimidaciones.


COMPORTAMIENTOS ANTISOCIALES EN LA ESCUELA

En distintos medios de comunicación están apareciendo muy a menudo distintos problemas que están existiendo en nuestras escuelas. Los episodios de violencia en los centros educativos atraen a la atención publica lo que provocan una «alarma social».

La violencia en el medio escolar es un problema mundial. Afecta tanto al Norte como al Sur. En cuanto a sus causas, los investigadores están al menos seguros de una cosa: no hay un factor único, sino modelos complejos ligados, por ejemplo, a la situación familiar, a las condiciones socioeconómicas y al estilo pedagógico de los establecimientos. Pero la investigación sólo indica las tendencias. No construye ningún determinismo.

¿QUÉ ES LA «VIOLENCIA ESCOLAR»?:

Hay que diferenciar diferentes categorías ya que no es lo mismo un insulto u otra falta más o menos leve de disciplina que un episodio de vandalismo o de agresión física. No obstante, existe una clara tendencia en la opinión pública y tal vez entre muchos profesores a simplificar en manifestaciones distintas de un mismo sustrato violento que caracterizaría a los niños y jóvenes de hoy.

Juan Manuel Moreno Olmedilla realizó un trabajo distinguiendo categorías de comportamiento antisocial:   

* Disrupción en las aulas: Se tratarían delas situaciones de aula en que tres o cuatro alumnos impiden con su comportamiento el desarrollo normal de la clase interfiriendo en el aprendizaje de los demás. Constituye la fuente de malestar más importante de los docentes ya que obliga al profesorado a emplear más tiempo en controlar la disciplina y el orde.

* Problemas de disciplina (conflictos entre profesorado y alumnado): Se trata de conductas que implican una mayor o menor dosis de violencia como la resistencia, el desafío, el insulto, al profesorado... que pueden desestabilizar por la vida cotidiana en el aula. 

* Maltrato entre compañeros (bullying): El término «bullying» se emplea, en la literatura especializada para denominar los procesos de intimidación y victimización entre iguales, entre alumnos compañeros de aula o de centro escolar (Ortega y Mora-Merchán, 1997). Se trataría de situaciones en los que uno o más alumnos acosan e intimidan a otro, a través de insultos, rumores, aislamiento social, motes... Si bien no incluyen la violencia física, este maltrato intimidatorio puede tener lugar a lo largo de meses e incluso años, siendo sus consecuencias ciertamente devastadoras, sobre todo para la víctima.

* Vandalismo y daños materiales y violencia física (agresiones, extorsiones): El vandalismo y la agresión física son fenómenos de violencia ya sea contra las cosas o contra las personas. Son los que más impacto tienen sobre las comunidades escolares y sobre la opinión pública...

* Acoso sexual: El acoso sexual, al igual que el bullying, es un fenómeno oculto de comportamiento antisocial. 

Bullying: medidas de intervención:

Resulta imprescindible realizar un diagnóstico de la situación por parte del equipo directivo y de los equipos docentes en torno a los casos de abusos y maltratos sufridos por los alumnos para emprender una tarea de colaboración entre todo el profesorado con el fin de eliminar ese problema y al mismo tiempo prevenir y evitar que ocurran hechos similares en el futuro.

El abuso y malos tratos entre compañeros suele estar relacionado en ocasiones con la educación de valores, tales como la justicia, la solidaridad, etc., por lo que debe replantearse una intervención colectiva y global, que sirve para todo el centro, desde el Plan de Acción tutorial que esté aplicando, propiciando debates y mediante la utilización de diferentes técnicas de grupo (torbellino de ideas, Phillips 6/6, role playing, etc.), que hagan reflexionar a los alumnos sobre estos temas.

Ante los casos concretos y puntuales de malos tratos y abusos entre compañeros, conviene intervenir de inmediato una vez que se conozca toda la situación. Los profesores-tutores mantendrán entrevistas individuales con el agredido y el agresor o agresores, para poder esclarecer el problema, y después adoptar una actitud de intervención directa y mediación en el conflicto para ayudar a superarlo. Desde la acción tutorial, se puede solicitar la colaboración del resto del alumnado, pues es evidente que tanto la víctima como el agresor tienen dificultades para desarrollar relaciones satisfactorias con los demás, ya sea por desempeñar roles de prepotencia, por un lado, e indefensión y falta de autoestima, por otro. A la víctima se le puede enseñar estrategias de habilidades sociales y técnicas para el desarrollo de una conducta asertiva. Estas respuestas asertivas, que aprende el alumno, le ayudarán a defender sus derechos en casos de agresiones e intimidaciones.

Para intervenir adecuadamente en la solución de esta problemática, vamos a comentar brevemente el Método Pikas como posible aplicación en la resolución de conflictos ante los casos que puedan surgir de bullying.

El Método Pikas fue desarrollado por el profesor Anatole Pikas, de Suecia (Pikas, 1989), y fue ampliamente utilizado para disuadir a una banda de agresores en su ataque hacia un compañero. Es válida su aplicación a partir de los 9 años de edad y se ha utilizado frecuentemente con adolescentes entre 14 y 16 años.

1. Consiste en mantener una serie de entrevistas de forma individual con los agresores y la víctima, con el objetivo de crear un campo de preocupación mutua y compartida, donde se acuerden estrategias individuales de ayuda a la víctima. El método de basa en dos hipótesis:

- Los pensamientos y sentimientos de un grupo son más simples que los miembros que lo constituyen.
- Existe un «denominador psicológico común» del grupo.

2. Cada individuo del grupo tiene miedo a nivel individual de su denominador común.

El objetivo del método es reindividualizar a los miembros del grupo mediante la realización de charlas por separado, en donde salgan a relucir  sus miedos y reservas inherentes sobre el comportamiento intimidatorio en el que están participando. Para ello, se siguen estas tres fases:

1. Charlas individuales con cada alumno involucrado, empezando por el líder y concluyendo con la víctima (5/10 minutos).
2. Entrevista de seguimiento con cada alumno (3/5 minutos).
3. Reunión de todo el grupo de alumnos (30 minutos).

El tiempo de duración entre cada etapa es de una semana. En la práctica, el empleo de tiempo depende de la disponibilidad del profesional, aunque estos intervalos deben ser siempre menores a dos semanas.

El resultado final del tratamiento es llegar a una reunión conjunta de los agresores y la víctima, en la que puedan intercambiar sentimientos y buenos propósitos y, así, llegar a la reconciliación. El objetivo es el cese de hostilidades hacia la víctima por parte del agresor.



PAPEL DE LA FUNCIÓN TUTORIAL: INDIVIDUAL Y GRUPAL

Parte de la premisa de que no son posibles las soluciones individuales, de que conseguir un buen clima de convivencia es una tarea de todo el centro, a veces incluso a largo plazo:


- Creación de una Comisión de convivencia que tenga realmente ésta como objetivo, es decir, que no sea un subterfugio para sancionar y excluir.

- Recogida y análisis de la información sobre los problemas de convivencia en el centro.

- Elaboración de normas de convivencia que respondan a la situación del conflictivo detectado:
- Qué comportamientos esperamos de los miembros de la comunidad educativa.
- Qué respuestas educativas vamos a ofrecer a las personas que necesitan un tratamiento especial.

- Cómo vamos a trabajar una serie de hábitos a lo largo de toda la etapa, etc.

- Creación de espacios en el centro donde atender a los alumnos que deban ser desplazados momentáneamente del aula, decidir qué tipo de atención van a recibir, cuánto tiempo pueden permanecer en él, etc.

- Creación de canales de participación y comunicación con padres y alumnos con objeto de hacerles cómplices de estas decisiones.

- Mejora de la comunicación con el exterior, celebración de actividades abiertas al público, etc.

- Programar actuaciones diversas para conseguir un buen nivel de identificación con el centro:, pueden ser de tipo cultural, deportivo, asociativo, de imagen, etc.

- Establecimiento de un sistema de mediación y negociación en los posibles conflictos. Creación de un cuerpo de mediadores constituido por alumnos y profesores. Formación en técnicas de negociación.

- Tutorización del profesor novato por parte del jefe de estudios o de una persona delegada. Seguimiento personal de su adaptación al centro y de su relación con los alumnos.

- Programa de formación para el profesorado sobre temas relacionados con la convivencia: habilidades sociales y comunicativas, dinámicas de grupo, etc.



Métodos y técnicas para afrontar y resolver conflictos en el aula:

TÉCNICA DE RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS

El entrenamiento en solución de problemas suele aparecer integrado en diversos programas de intervención. Es un procedimiento excelente para aumentar el grado de autonomía del sujeto y el desarrollo de habilidades para la autodirección y el autocontrol.

Un problema es una situación para la que no tenemos una respuesta inmediata eficaz, que se traduce en un sentimiento de ansiedad, impotencia, malhumor, incomodidad, etc.

El objetivo básico de las técnicas de solución de problemas es identificar alternativas eficaces de funcionamiento. Se trata de buscar, pues, respuestas adecuadas para resolver la situación problemática y elegir la más apropiada.

El procedimiento o técnica básica consta de los siguientes pasos:

- Orientación general: hay que convencer al sujeto de que los problemas son algo natural en la existencia humana, de que todos los tenemos y de que se pueden hacer cosas para sobrellevarlos y solucionarlos. Además, se le enseña a identificar las situaciones problemáticas y a inhibir la tendencia a hacer lo primero que se le ocurra, a controlar los impulsos. En esta línea se pueden proponer listas de problemas, para abordarlos en el entrenamiento, a partir de ejemplos de situaciones que plantee el profesor y con los que los alumnos estén de acuerdo en que son conflictivas, y también las que propongan los propios alumnos.

- Definición y formulación del problema: en esta fase se enseña al sujeto a definir de modo operativo el problema y clasificar sus elementos. Aquí deben delimitarse las características del problema y han de formularse los objetivos a lograr como meta y los aspectos de la situación que debieran modificarse.

- Se trata de describir la situación: quién está implicado, qué sucede, dónde, cómo, por qué y lo que uno hace o deja de hacer: dónde lo hace, cómo lo hace, cómo se siente, qué quiere conseguir. Puede ser importante en ocasiones pedir ayuda o recurrir a otras personas. A la luz de la información recogida puede ser pertinente redefinir el problema. A lo mejor se descubre que el problema real no es el que creíamos, sino otro.

- Búsqueda de posibles soluciones. General alternativas: es el punto crucial de la solución de problemas. Hay que imaginar, crear o recordar el mayor número de alternativas sin valorarlas todavía. Se trata de obtener el mayor número posible, sin más. En esta fase se utilizan las técnicas de «braisnstorming» (torbellino de ideas), que tiene cuatro reglas básicas: se excluyen las críticas, todo vale, lo mejor es la cantidad y lo importante es la combinación de soluciones y la mejora.

- Toma de decisiones. Valorar las soluciones y elegir la mejor. Para ello se estudia cada una de las soluciones propuestas analizando las dificultades y obstáculos que presentan, así como las consecuencias positivas y negativas de las mismas. Se trata de elegir la solución que resuelva el mayor número de aspectos de la solución problemática y/o sea más factible de llevarla a la práctica. La solución debe ajustarse a los criterios de justicia, seguridad, eficacia y respecto a los sentimientos implicados.

- Elaborar planes precisos de acción: se trata de precisar el modo en que se llevará a cabo la solución elegida, dónde, cómo, en qué momento...

- Llevar a cabo la solución elegida y evaluar los resultados: se lleva a la práctica la solución elegida. Se trata ahora de observar las consecuencias para delimitar si las cosas ocurren como se habían previsto y si se está satisfecho de los resultados obtenidos. Si no se consiguen los objetivos, se trata de reconsiderar la lista de alternativas. Se pueden proponer nuevas ideas o bien seleccionar una o más estrategias de las que antes se han desestimado.

Es importante tener claro que en el entrenamiento en solución de problemas no se enseñan respuestas específicas para los problemas planteados, sino que el sujeto aprenda una estrategia o acercamiento general al enfrentarse a un problema de modo que, después de acabar el entrenamiento, pueda usar sus propias habilidades cognitivas en el futuro con problemas diferentes y en distintas ocasiones.


TIPOS DE CASTIGOS EN CLASE:

- El time-out, tiempo de aislamiento o tiempo de privación:
Consiste en retirar todo refuerzo social al niño. Se utiliza cuando no hemos detectado los refuerzos positivos que mantienen la conducta negativa, cuando obtiene refuerzos que no podemos controlar en el lugar en que se encuentra o cuando el niño no obedece.

- El coste de respuesta:
Consiste en pagar puntos o privilegios por la mala conducta, que se descuentan del programa de refuerzo. El coste no ha de ser excesivo, para evitar que el adolescente pierda todos los puntos ganados, y éstos deben ser recuperables, con buena conducta.

- La Ley de consecuencias naturales:
Es la total libertad del alumno para experimentar las consecuencias de sus propias acciones.

- El refuerzo negativo:
Consiste en la retirada del castigo o de otras consecuencias indeseables si esa medida representa una forma de modificación de conducta. Si eliminamos el castigo o lo aliviamos bastante, reconociendo, por ejemplo, la honradez del niño por haber dicho la verdad, sus mentiras y artimañas tenderán a reducirse.


OBJECIONES AL TRATAMIENTO CONDUCTISTA:

-    El conductismo no considera que los adolescentes puedan darse cuenta de lo que ésta sucediendo y ser conscientes de los intentos del maestro o profesor por modificar su conducta mediante procedimientos conductuales.
-    El conductismo resulta inhumano y consiste, en cierto modo, en manipular a a las personas en contra de su voluntad.
-    Es difícil su aplicación en el aula.
-    Las técnicas conductistas sólo surtirán efecto si las aplica todo el profesorado de un colegio.


ESTRATEGIAS DE CARÁCTER COGNITIVISTA:

- Motivación, interés y objetivos vitales:
Si los niños consideran el trabajo a desarrollar relevante, es probable que muestren interés y surgirán pocos problemas de control de la clase. En el contexto educativo serán tareas relevantes para los alumnos aquellas que les ayuden claramente a encauzar sus vidas por el sendero del éxito y les sirvan de diversos modos a relacionarse sin dificultades con las personas significativas para ellos.

- Locus de control y autodireccion:
El locus de control se refiere a si el individuo cree que los acontecimientos que rigen su vida se hallan dentro o fuera de su propio yo. Si es interno, la persona verá las cosas como causas de su conducta; si es externo, será consecuencia de la acción de los demás. Hay que ayudarles a que determinen, objetivamente y con equidad, en quien recae realmente una atribución concreta. Hay que ofrecer oportunidades realistas y adecuadas a los niños para que manifiesten sus opiniones sobre asuntos académicos, de organización de la clase y de ejecución de las tareas de aprendizaje; nos referimos fundamentalmente a un cierto grado de democracia en el aula y a la buena disposición del profesor a escuchar los criterios de cada niño, suponiéndole capaz de discernir a veces lo más conveniente para él.


- El efecto «demonio» y la profecía autocumplida:
Efecto «halo», es decir, el fenómeno por el cual si ya estamos impresionados positivamente por la conducta de alguien en un cierto contexto, nos sentiremos predispuestos de manera favorable hacia los esfuerzos que realice en otro. Debemos pues tener buena predisposición hacia los alumnos.

- Autoconcepto y autoestima:
Un alumno con poca autoestima o que se considera un fracaso es mucho más probable que cause problemas de control de clase que si se siente aceptado por sus profesores. Debemos tratar de que los alumnos se sientan identificados con el éxito y, por ende, con los objetivos académicos de la escuela. La tarea del profesor consiste en realizar lo posible para ayudar a los jóvenes a desarrollar unos conceptos positivos, orientados al éxito. Para ello se le proponen tareas escolares acordes con su verdadero nivel de aptitudes.
El profesor debe tener una actitud amistosa.

Autopresentación:
El profesor debe transmitir a los alumnos:

- Aplomo y confianza en si mismo: esto supone no hablar ni actuar de forma precipitada, mirar a la clase en general y a sus componentes en particular de forma tranquila, sin el menor asomo de amenazas, evitar gestos y amaneramientos producidos por los nervios, sonreír a la clase cuando convenga y participar en cualquier risa general si viene al caso, evitar por todos los medios cualquier antagonismo injustificado o reacción exagerada ante la conducta de los alumnos...

- Dar orientaciones e instrucciones precisas: las instrucciones serán breves y concretas y se expresarán en un lenguaje sencillo.

- Consistencia y justicia: para que un alumno disponga de un mapa cognitivo útil de los sucesos en clase y de cómo ha de relacionarse con el profesor, será fundamental que éste adopte unas pautas de continuidad o consistencia en su conducta y en el control de la clase.

- Firmeza ante los problemas: las posibilidades correctoras de una acción rápida y firme aumentarán si el profesor ha previsto por adelantado, al programar las actividades académicas, las conductas que van a producirse y en qué medida pueden deteriorarse hasta hacer necesaria su intervención.

- Conciencia de lo que está ocurriendo: una de las cualidades esenciales de un profesor eficaz es su estado de alerta hacia lo que sucede en el aula durante la clase. De este modo se dará cuenta enseguida de las dificultades del joven en la realización de sus tareas o si está ocupado en alguna actividad expresamente prohibida.

- Conocimiento de los niños: si conoce a los alumnos uno por uno, su entorno vital, le resultará muchísimo más sencillo aplicar unas estrategias de control efectivas y realistas.

- Proponer niveles realistas: a partir del conocimiento de los alumnos, el profesor podrá establecer unos niveles adecuados y realistas para la clase, con respecto tanto a sus logros académicos como a sus conductas sociales.

- Disfrutar enseñando: se trata ésta de una variable un tanto nebulosa, pero que desempeña una parte importante del éxito de la enseñanza y en el mantenimiento de un buen control de la clase: el placer del profesor en el desempeño de su función docente.


Para intervenir adecuadamente en la solución de esta problemática, vamos a comentar brevemente el Método Pikas como posible aplicación en la resolución de conflictos ante los casos que puedan surgir de bullying.

El Método Pikas fue desarrollado por el profesor Anatole Pikas, de Suecia (Pikas, 1989), y fue ampliamente utilizado para disuadir a una banda de agresores en su ataque hacia un compañero. Es válida su aplicación a partir de los 9 años de edad y se ha utilizado frecuentemente con adolescentes entre 14 y 16 años.

CIBERBULLYING O CIBERACOSO

 

La violencia ha entrado en las escuelas y cada día es mayor el acoso escolar en todos los niveles educativos. La violencia que se vive en la escuela es también conocida como bullying, denominación anglosajona que se utiliza para referirse al fenómeno del “maton” o “abusón”. Se trata de una situación de maltrato entre iguales que se caracteriza por el acoso y la intimidación del abusador sobre la víctima en el ámbito escolar. Así, un estudiante es agredido o se convierte en víctima cuando está expuesto de forma repetida y durante un tiempo a acciones negativas que lleva a cabo otro estudiante o varios de ellos.

 

La violencia en el ámbito escolar se presenta en formas variadas, al parecer ha dejado de ser una serie de incidentes espectaculares, es una realidad multiforme, diversa, cambiante, silenciosa, presente en las interacciones que se dan entre los estudiantes. Los resultados muestran que el comportamiento del maltrato presenta una característica particular: es cíclica entre los alumnos, en donde la víctima goza de periodos de aparente tranquilidad, y que las y los agresores dirigen sus acciones de intimidación a otra u otro alumno.

 

La violencia en este ámbito ha estado oculta debido a que devela una mala imagen de la institución escolar, sin embargo, los índices de ésta son muy elevados.


El ciberacoso o ciberbullying puede ser definido como la amenaza psicológica u hostigamiento que se produce entre pares, frecuentemente dentro del ámbito escolar, pero no exclusivamente, sostenida en el tiempo y cometida con cierta regularidad, utilizando como medio las tecnologías de la información y la comunicación.

 

El ciberacoso produce un efecto psicológico destructor en sus víctimas, vulnerando su bienestar psíquico y su salud emocional.

 

El ciber-acoso escolar o el “E-Bullying”

 

El acoso y maltrato entre pares es un fenómeno que siempre ha estado presente de alguna manera en la vida escolar. Existe una gran dificultad, por parte de los docentes y adultos en general, para descubrir las agresiones que puedan estar recibiendo un chico o chica de parte de sus compañeros. En tal sentido, las nuevas tecnologías y, en especial Internet, han favorecido a que esta problemática se multiplique de manera sustancial, dando cabida a un fenómeno mundial muy preocupante que se conoce como el “E-Bullying” o “cyberbullying”.

 

El E-Bullying no es más que el acoso cibernético entre pares. Es la utilización de herramientas de las nuevas tecnologías para el maltrato, agresión y atemorización de pares. En estos casos, quienes ejercen conductas violentas contra los niños son otros niños o personas menores de edad. Aquí radica la importancia de situar al niño y a la niña no sólo en un rol pasivo o vulnerable donde los adultos pueden violentar sus derechos, sino que ellos mismos también pueden ser sus propios agresores, abusadores.

 

El maltrato entre compañeros no solamente se manifiesta a través de peleas o agresiones físicas: con frecuencia se sostiene en un conjunto de intimidaciones de diferente índole que dejan al agredido sin respuesta. Pueden ser intimidaciones en forma verbal, psicológicas, agresiones físicas y aislamiento social.

 

El medio en que se produce el E-Bullying puede ser la transmisión de mensajes de texto a móviles, imágenes tomadas con las cámaras de los teléfonos, e-mails bajo una identidad falsa, grupos de debate en línea y páginas web dedicadas a la victimización de una persona específica. Las consecuencias de este abuso pueden ser devastadoras. El entorno virtual facilita la intimidación e intensifica la experiencia de abuso desde la perspectiva de la víctima. Al mismo tiempo, un móvil o Internet ofrecen un sentido de distancia de la víctima en la cual ésta puede sentir que no tiene dónde refugiarse: un mensaje de texto, por ejemplo, puede llegarle estando en cualquier lugar o puede que sufra pensando que su humillación puede ser presenciada por un gran público en el ciberespacio.

 

Los amigos de los niños intimidados pueden cumplir un importante rol al alertar y proteger a sus compañeros cuando se los daña o corren riesgo de ser dañados. La intimidación acaba más rápidamente cuando los jóvenes mismos expresan su empatía e intervienen. Por lo tanto, los programas de educación y concientización para contrarrestar todas las formas de intimidación requieren la provisión de asistencia al grupo más amplio de pares, para que desarrollen tácticas para protegerse entre ellos contra esta forma de daño: por ejemplo alentar a los niños a compartir sus vivencias en el grupo, aún cuando estas sean desagradables o intimidatorias; hacer actividades de rol playing en donde se trabaje quién es víctima y quién victimario; etc.

 

Hacer público frente al grupo de pares una situación de ciberacoso o E-Bullying pone en juego mecanismos de cooperación y solidaridad entre los compañeros.

 

Internet es un medio donde las personas, en parte por preservar su intimidad, y en parte por las características del mismo (falta de interacción cara a cara, distancias geográficas y culturales entre usuarios, etc.) utilizan nicks y muchas veces, “inventan” perfiles y características personales falsas.

 

En algunos casos, el “escudo” que provee el anonimato puede favorecer actitudes agresivas, insistentes, de carácter amenazante por parte de la persona “anónima”, que puede ser también un niño o niña.

 

Las siguientes características respecto de una conducta de hostigamiento son:

 

- Debe existir un hostigador y un hostigado
- El bullying y el ciber-bullying es contra una persona concreta y no contra un grupo.
- Generalmente es un grupo el que ejerce el hostigamiento, dirigido por un líder quien idea las acciones, aunque no siempre sea él el que las ejecuta.
-  El acoso tiene que ser repetido y sostenido en el tiempo.


Algunos autores consideran víctima al hostigado y victimario al hostigador. Sin embargo todos los que participan en el bullying o en el ciber-bullying en alguna medida son afectados por el mismo; es decir que las víctimas son todos los que están involucrados.

 

El niño perseguido tiene más riesgo de padecer enfermedades psíquicas y físicas, tales como depresión, fobia escolar, ansiedad, trastornos de aprendizaje, cefalea, dolor abdominal, etc. Pero el perseguidor también puede padecer cuadros de ansiedad, trastornos de conducta y baja autoestima. Un niño hostigado puede transformarse en hostigador, y este es el que tiene peor pronóstico. Hay niños que son hostigados en un medio; y en forma reactiva hostigadores en otro ambiente. Esto se da con niños maltratados por sus padres o hermanos, que en la escuela son hostigadores.

 

La conducta de hostigamiento entre pares en el ámbito escolar suele se de difícil detección, tanto sean casos de bullying como de ciber–bullying, por lo cual es fundamental que tanto padres como educadores estén atentos frente a determinados cambios que pudieran ocurrir en el comportamiento de los niños, niñas y adolescentes, tanto en la escuela como en el hogar. Algunos de los síntomas pueden ser:

 

- No quiera asistir a clase.
- Comportarse con irritabilidad o nerviosismo.
- Mostrar cambios súbitos de carácter.
- Presenta síntomas de tristeza y depresión.
- No tenga ganas de ver a sus amigos, ni de salir de su casa.
- Falta de integración con pares.
 -  Descenso del rendimiento académico.

 

Formas de ciberacoso

 

Al hacer referencia a las formas mediante las cuales se produce el ciber–bullying debemos mencionar las siguientes:

- A través del correo electrónico, enviando mensajes desagradables, ofensivos, intimidantes o amenazantes.
- A través de la publicación de blog, fotologs, fotos, videos o páginas web de carácter ofensivo, denigrante, amenazante o discriminatorio.
- A través del chat y salas de chat, mediante el envío de mensajes intimidatorios, ofensivos o discriminatorios.
- A través de mensajes de texto o whatsapp  enviados desde el móvil, mensajes de contenido agresivo, molesto o intimidatorio.

 

No debemos olvidar que los menores ocultan sus comunicaciones con sus amigos a los adultos, esto ocurre de forma desmesurada cuando se hace online, pues necesitan verse libres de su supervisión. Este hecho favorece la acción de los ciberacosadores.

 

A continuación se ejemplifican algunas situaciones de ciberbullying, enumeradas en el Manual de uso responsable de las TIC: 15 a 17,  producido por la Comisión de Libertades e Informática de España–CLI (www.asociacioncli.es):

 

- Fotos. Utilizan las fotos que sus “víctimas” tienen colgadas en internet, para manipularlas y exponerlas en la Web, avergonzando y humillando a la persona, e incluso para chantajearlos.
- Suplantación de la identidad. Con los datos de otra persona editan perfiles o páginas web haciendo comentarios ficticios, haciéndose pasar por otra persona, o escribiendo opiniones que ofenden a otros o comentarios violentos. 
- Ataque a la intimidad. Se introducen dentro del correo electrónico de otras personas manipulándolo, leyendo los mensajes, registrándoles en páginas para que sean víctimas de correos basura o de virus informáticos.

 

Hay algunas claves para prevenir el bullying y el ciberbullying en el ámbito escolar

 

A la hora de prevenir conductas agresivas en el ámbito escolar, que puedan derivar en comportamientos de hostigamiento entre pares, es indispensable tener en cuenta algunas de estas pautas.

 

- Cabe la responsabilidad tanto a los padres como a los educadores identificar conductas de hostigamiento en el ámbito escolar.
- Es recomendable que el docente junto con los alumnos confeccionen un reglamento de convivencia para con sus pares.
- Incentivar y fomentar conductas de colaboración y solidaridad entre pares.
- Idear métodos de resolución de conflictos entre pares.
- Instruir a los alumnos acerca de las consecuencias de las conductas discriminatorias
- Generar un ámbito de confianza dentro de la escuela para que los alumnos puedan reportar casos de hostigamiento.
- Mantener una fluída comunicación entre la institución escolar y los padres.

 

Qué hacer frente a casos de ciberbullying?

 

La asociación española PROTEGELES ofrece las siguientes recomendaciones en caso de ser víctima de ciberacoso:

- No contestes a mensajes que traten de intimidarte o hacerte sentir mal. Con ello probablemente conseguirías animar al acosador.
- Guarda el mensaje: no tienes por qué leerlo, pero guárdalo como prueba del hostigamiento. Es vital tener registro del incidente en caso de que busques ayuda o tengas intención de denunciarlo.
- Cuéntaselo a alguien en quien confíes. El hablar con tus padres, amigos, un profesor, el celador de la escuela, el delegado del curso o a alguna organización que te pueda ayudar, es el primer paso que deberías dar.
- Bloquea al remitente. No tienes que aguantar a alguien que te está hostigando. Bloquea a los remitentes no deseados.
- Denuncia los problemas a la gente que pueda hacer algo al respecto. Puedes tomar el control de la situación no soportando contenidos ofensivos.
- Respeta a los demás y respétate a ti mismo, el estar conectado en la Red supone que estas en un lugar donde la información se hace pública, aunque no siempre parezca así. Conoce tus derechos.

 

violencia escolar

PENSAMIENTO PROSOCIAL

El modelo de pensamiento prosocial desarrollado por Ross et al (1993) es un conjunto de técnicas que enfatizan el análisis autorracional, el autocontrol, el razonamiento medio-fines y el pensamiento crítico. Este conglomerado de técnicas es una recopilación de la revisión realizada por los autores sobre los programas que han demostrado efectividad en los cambios comportamentales de sujetos disóciales.

El propósito de las técnicas es fomentar el desarrollo cognitivo de los sujetos y entrenarlos en habilidades específicas para enfrentar situaciones. Las siete técnicas son las siguientes:

- Solución de problemas: el objetivo, a través de 10 unidades, es enseñar habilidades cognitivas y conductuales que posibiliten al sujeto desarrollar una aproximación general a los problemas, conocer cuando existe un problema, considerar las posibles alternativas, predecir las consecuencias y tomar decisiones.

- Habilidades sociales: pretende conseguir habilidades para interactuar en las situaciones sociales, consiguiendo ser aceptado y recompensado en vez de recibir rechazos o castigos.

Siguiendo el esquema de Aprendizaje Estructurado, el entrenamiento tiene estas fases:

- Preentrenamiento.
- Modelado.
- Role-playing.
- Retroalimentación y generalización práctica.

Los grupos de habilidades que se entrenan son:

- Habilidades básicas de conversación: escuchar, iniciar, mantener y finalizar una conversación.

- Habilidades de autoexpresión: cumplidos, afecto, ánimo, expresión, de queja, persuadir a los demás, etc).

- Habilidades para responder a otros: ante una queja, a un cumplido, a los sentimientos de los demás, a mensajes contradictorios, pedir perdón...).

- Habilidades de planificación: establecer metas, reunir información, establecer prioridades y toma de decisiones.

- Alternativas a la agresión: relajación, autocontrol, negación, asertividad, etc.

- Control emocional: hay básicamente tres objetivos en el adiestramiento en el autocontrol emocional:

1. Reconocer las señales que avisan de la aparición de los sentimientos de ira y cólera en determinados conflictos interpersonales.
2. Poner en práctica las habilidades cognitivas para mantener o reducir el nivel de activación en un punto inadecuado.
3. Reconocer las señales psicológicas y fisiológicas de la activación emocional. Esta percepción implica un cierto control y la consiguiente puesta en marcha de mecanismos para afrontarlos.

- Razonamiento crítico: se practican habilidades y estrategias de pensamiento, lógicas y racionales, para evaluar sus cogniciones, actitudes y conductas, así como la de los demás.

- Desarrollo de valores: el objetivos básico es el desarrollo de la toma de perspectiva social, es decir, la preocupación por los sentimientos de los demás. El proceso seguido en esta técnica parte de la presentación al grupo de un dilema moral, ante el cual cada uno de lo s participantes debe tener una postura y razonar la acción. Se discute a continuación en pequeños grupos las razones existentes a favor y en contra de las propuestas de actuación y se anima a la reflexión personal sobre las posturas adoptadas.

- Habilidades de negociación: este tipo de habilidades son de especial importancia ya que cuando su déficit es acusado al enfrentar un problema interpersonal las reacciones más frecuentes son una conducta de huida o de abuso. Ambos son ineficaces y en la negociación se entrenan los siguientes pasos:

1. Establecer nuestra opción de meta.
2. Preguntar por el interés y la posición del otro.
3. Analizar las diferencias entre ambas posiciones.
4. Sugerir opciones para el acuerdo.

- Pensamiento creativo: basadas en las estrategias desarrolladas por De Bono para enseñar lo que él denomina pensamiento lateral o creativo que posibilita la generación de nuevas ideas, en contraste con el pensamiento convencional o lineal que tiende a inhibirlos. Entre otras se adiestran habilidades de elaboración de reglas, establecimiento de metas, planificación, jerarquizar prioridades y toma de decisiones.


violencia en la escuela


PAPEL DEL MAESTRO O PROFESOR EN LA DETECCION Y TRATAMIENTO DE PROBLEMAS

Aunque el maestro no tiene que ser un especialista en el diagnóstico, no por ello ha de estar desinteresado por reconocer las perturbaciones emocionales de sus alumnos o por ofrecer la primera ayuda terapéutica desde la escuela. Por otra parte, cuando se necesita la colaboración del especialista, si el maestro se da cuenta de la naturaleza de la inadaptación, se podrá ayudar al joven más rápidamente.

Por supuesto que el maestro ha de tener una formación mínima para comprender cuándo un joven manifiesta conductas inadaptadas, pero desde la aceptación del niño o adolescente. El profesor debe ser muy cauto a la hora de tomar decisiones marginantes de cualquier tipo para con el individuo con problemas de adaptación. Es una responsabilidad educativa. El conocimiento profundo del sujeto inadaptado será la mejor ayuda para establecer las intervenciones educativas más oportunas en cada situación.

El profesor como educador debe comprender que:

- El inadaptado no es desobediente, sino que es esencialmente incapaz de obedecer.
- Se debe permitir que el joven se exprese con libertad, sin censurarlo con acritud. El profesor que reacciona agresivamente satisface sus propias necesidades, no las del joven. No existe contradicción respecto a ésto: el joven manipula al profesor para que asuma un rol agresivo y el profesor no experimenta personalmente la emoción, sino que la asume por motivos terapéuticos.
- El joven inadaptado tiene pautas evolutivas desiguales y el maestro debe aceptarlas, actuando no de acuerdo con los programas sino con las necesidades del sujeto.
- El joven inadaptado es a menudo impulsivo, desorganizado, agresivo y negativista. No se le debe sacrificar para que cumpla con la necesidad de orden, obediencia y pasividad del maestro.
- Las necesidades del maestro no son necesariamente las necesidades del joven. Si el maestro sólo se interesa por los progresos académicos, puede decirse que no está preparado para trabajar terapéuticamente con los inadaptados.
- El maestro ha de mantener la distancia óptima con el sujeto inadaptado, entre la marginación y el compromiso emocional. Sólo cuando su actitud sea imparcial, amable y justa, será terapéutica.
- El maestro no debe utilizar la enseñanza a niños inadaptados como instrumento para solucionar problemas personales. Sin embargo, la comprensión de sus propios problemas, le permitirá comprender y evaluar mejor su conducta, para no interferir la relación terapéutica con el inadaptado.
- La conducta muchas veces impulsiva del sujeto inadaptado debe ser canalizada hacia experiencias más apropiadas que el éxito en los estudios.
- El maestro debe reconocer los síntomas y estar consciente de la necesidad de tener abiertos los canales de comunicación con el inadaptado.
- El profesor debe estar abierto a nuevas ideas, a nuevos planteamientos que ofrezcan respuestas educativas a los problemas de los sujetos inadaptados. Precisamente una de las mayores críticas que la escuela suele recibir es su falta de incardinación en el medio y la falta de colaboración con otros profesionales relacionados con la tarea educativa extraescolar.

La escuela, pues, tiene un compromiso claro con los sujetos inadaptados. Su principal tarea es la educación y para ello tiene unos recursos a su disposición dentro y fuera de la escuela, muchas veces infrautilizados. De ahí que la Pedagogía, como ciencia, técnica y arte de la educación, tiene ante el inadaptado y el delincuente un grave compromiso que no puede eludir. Aquí no sirve una pedagogía conformista o tranquilizadora. La pedagogía centrada en la problemática de la inadaptación ha de ser, ante todo, una pedagogía crítica, concienciadora, compensadora, liberadora...

Problemas de convivencia en los centros educativos:

Antes de nada es preciso subrayar que la convivencia en un centro y su entorno es un problema complejo, por cuanto está constituido de un conjunto de situaciones que se complementan unas con otras, y juntas constituyen un clima escolar deteriorado.

Una de las primeras conclusiones es que el origen de este estado de cosas no puede venir dado por una única causa, por relevante que ésta sea. Así, en ocasiones, se difunden mensajes sobre la crisis de autoridad, sobre la permisividad de la sociedad con los jóvenes o sobre la pérdida de fe en los valores tradicionales. Sin negar la influencia de algunas de estas causas en los conflictos escolares, la realidad suele ser mucho más compleja, por lo que cabe concluir que el origen de la situación es multicausal.

Del mismo modo que el deterioro del clima de convivencia tiene muchas causas, hay que señalar también que no hay una solución única. No creemos, por tanto, que la solución consista sólo en aplicar la normativa o en reforzar la imagen social del profesorado o en pedir repetidas veces al alumnado que abandone ciertas conductas. La solución tendrá  que venir de un estudio sosegado de las causas y de un trabajo educativo consecuente con ellas, sin olvidar que hay otras instancias implicadas, además del centro escolar, que también deben intervenir.

Para comenzar a trabajar es necesaria una reflexión colectiva de «qué es lo que queremos», «por qué lo queremos» y «qué estamos dispuestos a hacer para conseguirlo». A continuación conviene contactar con el programa de actuación (o la experiencia de centro o centros) con el que nos sintamos más identificados y, finalmente, llevar a cabo nuestra intervención. La impresión es que se incrementa el trabajo del profesorado, pero las compensaciones no tardan en llegar, ya que las líneas de actuación (democratización de las aulas, trabajo en grupos cooperativos, debates abiertos sobre distintos temas con el alumnado y entre el propio profesorado...) provocan una mejor sintonía entre todos los miembros de la comunidad educativa e, incluso una mejoría de los rendimientos escolares, solucionándose, en ocasiones, problemas de inadaptación y marginación de determinados alumnos y alumnas.

Pensamos que la mejora del clima de trabajo y la satisfacción de estar haciendo algo cuyos resultados visibles son positivos puede repercutir en una mejora de la motivación del profesorado que, en este momento, no alcanza valores muy altos.

En ocasiones, por ejemplo cuando la convivencia en sus diversas modalidades está muy deteriorada, la intervención no resulta fácil. Al menos habría que tener en cuenta la necesidad de una motivación positiva en la resolución de los problemas que se presentan. Cuanto más sean los profesores y profesoras dispuestos a participar en el proyecto, mejores serán las perspectivas de mejora. Un alumnado que perciba que algunas medidas se aplican en determinados ámbitos y no en otros denotará desconfianza e incoherencia.

También hay que tener en cuenta la participación activa de los padres y madres, tanto en la gestión del centro y de la convivencia como en las Escuelas de Padres, lo que aumenta las expectativas de éxito.

Es necesario que el proyecto de mejora de la convivencia se haga sostenido en el tiempo y darle continuidad. Sucederá que una vez diseñado, evaluado y adaptado, la tarea es mucho más sencilla.

Bullying: violencia en la escuelaBullying: medidas de intervencion Violencia, bullying, acoso Violencia escolar. Bullying Violencia escolar. Respuesta educativa Violencia en la Escuela

Curso a distancia toda España: MEDIADOR ESCOLAR EN VIOLENCIA

Matricula: 150 euros (+ envio+4%iva)

¡¡Oferta: 75 euros (+ envio+4%iva)!!

Diploma acreditativo.

 

 

Material didáctico:
-Manual 1: El despertar de la violencia en las aulas. La convivencia en los centros educativos (188 págs.)
-Manual 2: La mediación escolar. Un camino para la gestión del conflicto escolar (204 págs.)

 

La Mediación es un método de resolución de conflictos, basado en la comunicación y el respeto mutuo que se aplica en situaciones en las que se ha bloqueado la comunicación entre las partes en conflicto. El mediador ayuda a que las partes busquen soluciones por medio del diálogo. En este proceso los protagonistas son las personas en conflicto y acuden voluntariamente siendo confidencial. Ser mediador significa descartar la violencia como instrumento válido para solucionar los problemas.

 

 

La Mediación Escolar es un proceso en el que una persona imparcial - el Mediador - facilita las condiciones para que los protagonistas de un conflicto tengan la oportunidad de analizar sus distintos puntos de vista y llegar a un acuerdo satisfactorio, sin recibir presión alguna.

 

En el proceso de Mediación  se busca fundamentalmente un acercamiento entre las partes que les  permita llegar a acuerdos justos.

El Mediador controla el proceso pero no los resultados, ya que éstos dependen de los protagonistas del conflicto.

La mediación es voluntaria, confidencial, flexible y participativa.

 

Las fases en Mediación son las siguientes:

 

-  Presentación y reglas de la mediación

-   Exponer el problema y expresar sentimientos por cada una de las partes

-  Aclarar del problema

-  Formalizar acuerdos por escrito

-  Felicitar a las partes por su colaboración

 

Objetivos:

-Conocer los motivos de la violencia en la sociedad y, fundamentalmente, en los centros escolares.

-Analizar los factores de riesgo y protección del acoso escolar.

-Conocer las estrategias de intervención ante los conflictos, la violencia y el acoso.

-Orientar al docente en las tareas de enseñanza y aprendizaje de la convivencia a través de recursos y materiales didácticos.

-Aprender a intervenir en el aula  con la finalidad de prevenir problemas de violencia.

 

Modulo 1: VIOLENCIA EN LAS AULAS

 

Unidad 1. Fundamentos y retos

 

1. De qué estamos hablando

1.1.  ¿Qué entendemos por conducta agresiva y por qué aparece?

1.2.  Convivencia vs violencia en el centro educativo

1.3.  Abordar el problema desde la organización escolar

2. Un problema emergente. Gradación.

La historia de Sergio.

3. Los retos de la escuela de la convivencia.

3.1. La personalidad conflictiva en la escuela infantil.

3.1.1. Hiperagresividad preescolar

3.2. La dinámica psicosocial de la violencia en la edad de maduración escolar.

3.2.1. Violencia y medio familiar.

Estilos paternos y conducta agresiva.

3.2.2. Violencia y medio socioescolar.

-La agresión entre iguales: maltrato y victimización.

-Liderazgo y dominación.

-Los riesgos del conformismo.

4. Los mecanismos psicológicos del aprendizaje de la agresión.

4.1. La agresión, expresión de frustración.  ¿Qué hacer?

4.1.1. Tipologías del agresor.

4.1.2. Solución a la hipótesis frustración-agresión. Cómo actuar.

4.2. De la agresividad al sadismo: una aproximación experimental.

4.2.1. El diseño del experimento de Milgran.

5. Mirando hacia nuestro entorno europeo.

5.1. Francia.

5.2. Gran Bretaña.

5.3. Irlanda.

5.4. Escocia.

5.5. Suecia.

5.6. España.

5.7. Luxemburgo.

5.8. Noruega.

5.9. Holanda.

6. Factores determinantes del deterioro de la convivencia en el centro educativo.

6.1. El entorno social.

6.2. La organización del centro educativo.

6.3. El estilo de profesorado en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

6.3.1. El rol del profesorado.

6.4. Los medios de comunicación social.

6.4.1. Aprendizaje social de la violencia audiovisual.

6.5. Inmunización social ante la violencia.

-La historia de Carlos.

6.6. El silencio cómplice.

 

 

Unidad 2. Aproximación a una metodología.

 

1. ¿Qué podemos hacer?

1.1. Prevención precoz.

1.2. Hacia una metodología holística y ecológica.

2. Una propuesta de desarrollo: estrategias.

2.1. Tres pilares básicos sobre los que construir.

2.2. El currículum y la relación profesor-alumno.

2.2.1. Intervención en la resolución de los conflictos (mediación).

2.2.2. Pautas de intervención psicoeducativa en la resolución de conflictos.

-Cómo abordar las conductas violentas en la Educación Infantil.

-Estrategias de intervención en la Educación Primaria y Secundaria.

2.3. La organización del centro.

2.3.1. El plan de actuación.

-Fase 1: Análisis de la situación real del centro.

-Fase 2: La elaboración del proyecto o Plan de Actuación.

2.3.2. El Reglamento de Organización Interna.

2.4. Implicación y apoyo del entorno.

2.4.1. Manifestaciones de la violencia social.

2.4.2. Sociedad y familia.

2.4.3. Sociedad y medios de comunicación.

-Estrategias de intervención familiar.

-Estrategias de intervención escolar.

-Una estrategia audiovisual: el cineforum.

 

Bibliografía.

Filmografía.

 

 

Modulo 2: LA MEDIACIÓN ESCOLAR

 

Unidad 1. El conflicto escolar

 

1. Preámbulo.

2. El conflicto en general.

2.1. Introducción.

2.2. Análisis.

2.3. Una definición.

2.4. Elementos del conflicto.

2.4.1. Elementos relativos a las personas.

2.4.2. Elementos relativos al proceso.

2.4.3. Elementos relativos al problema.

2.5. Etapas.

2.6. Estilos de gestión o regulación.

3. El conflicto en la escuela.

3.1. La situación actual.

3.2. Aproximación al conflicto escolar.

3.3. Causas.

3.4. Historia de la gestión de los conflictos escolares.

3.5. Caminos para afrontar el conflicto escolar.

3.5.1. El modelo normativo.

3.5.2. El modelo relacional.

3.5.3. El modelo integrador.

3.6. El perfil del educador del modelo integrador.

3.7. Técnicas para afrontar el conflicto escolar.

3.7.1. La negociación.

3.7.2. El arbitraje.

3.7.3. La conciliación.

3.7.4. El juicio.

3.7.5. La mediación.

 

Unidad 2. A la búsqueda de soluciones

 

1. La cultura escolar.

1.1. La teoría X e Y.

1.2. La cultura escolar tradicional.

1.3. La cultura escolar participativa.

2. Pilares básicos para la gestión de los conflictos escolares.

2.1. La Comunidad Educativa.

2.2. El Proyecto Educativo del centro (PEC).

2.3. Los órganos colegiados.

2.4. El Reglamento de Régimen Interior (RRI).

3. El Programa Escolar Global (PEG).

3.1. Visión general.

3.2. Los programas curriculares de gestión de conflictos.

3.2.1. Introducción.

3.2.2. Objetivos y contenidos.

3.2.3. Cómo aplicar los programas.

3.2.4. Motivos para promover estos programas.

3.2.5. Programas para alumnos.

3.2.6. Programas para padres.

3.2.7. Programas para profesores.

4. La disciplina participativa y democrática.

4.1. La disciplina es necesaria.

4.2. La educación supone las normas de convivencia.

4.3. Hacia unas normas de convivencia consensuadas.

4.4. Un procedimiento alternativo a la disciplina sancionadora: la mediaión.

 

Unidad 3. La mediación escolar.

 

1. Introducción.

2. Algunos interrogantes.

3. Una definición.

4. Modelos.

5. La mediación en la legislación española.

5.1. Legislación en el ámbito familiar.

5.2. Legislación en el ámbito penal juvenil.

5.3. Legislación sobre mediación escolar.

6. ¿Son mediables todos los conflictos escolares?

7. Ventajas de la mediación escolar.

8. El perfil del mediador.

9. Herramientas para mediar.

9.1. Habilidades básicas.

9.2. Otras técnicas útiles.

9.3. Técnicas más complejas.

10. Etapas de la mediación escolar.

11. Tipos.

12. Los mediadores.

12.1. La elección.

12.2. La formación.

12.3. Campos de mediación escolar.

12.4. El Departamento de Orientación y la mediación.

12.5. Propuestas.

 

Unidad 4. Orientaciones prácticas

 

1. Cómo trabajar las normas de aula y de centro.

1.1. Puntos previos.

1.2. Cómo realizar el proceso.

1.2.1. Proyecto desde el Equipo Directivo.

1.2.2. Proyecto desde las aulas.

1.2.3. Normas para el centro.

1.3. Los beneficios de este enfoque.

1.4. Qué hacer con los problemas que surgen.

2. Cómo trabajar los programas curriculares sobre los conflictos.

2.1. Fases en la implantación.

2.2. Algunos programas concretos de gestión de conflictos.

3. Cómo presentar la mediación escolar.

3.1. Introducción.

3.2. Pasos a seguir.

3.2.1. Fase de información.

3.2.2. Fase de sensibilización.

3.2.3. Fase de formación.

3.2.4. Fase de creación del Servicio de Mediación.

3.2.5. Fase de difusión.

3.2.6. Fase de realización.

4. Cómo preparar a los mediadores.

5. Para saber más.

5.1. Libros recomendados.

5.2. Internet.

5.3. Legislación sobre Mediación Escolar.

5.3.1. España (Canarias).

5.3.2. Argentina.

 

Conclusiones.

Bibliografía.

 

Materiales didácticos para la ESO, Bachillerato y Ciclos Formativos.

 

Evaluación:

- Un resumen/síntesis sobre el Manual 1, con una extensión no superior a las 10 páginas.
- y un Proyecto de Formación de Mediadores, indicando los módulos, objetivos y contenidos a trabajar.

 

 

FICHA DE MATRICULA para cualquier curso


Solicitar mas informacion

 

 

 

Guia Didáctica curso Mediador Escolar en Violencia

Compártelo en:


Síguenos en: Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en YouTube Siguenos en Tumblr Siguenos en Pinterest Siguenos en Linkedin Siguenos en Blogger




ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

Formacion a Distancia y Permanente de Educadores/as

formacionadistancia@yahoo.es
http://animacion.synthasite.com


Apartado 3049 -36205 VIGO - España

Tfno/Fax.: 986-25 38 66 / Movil: 677-52 37 07 / 615-38 30 03


tienda de regalos para bodas, bautizos, comuniones
Tienda de regalos para bodas, bautizos, comuniones